LOS NIÑOS Y LAS MUJERES PRIMERO

comentarios en la versión catalana

La economía española se frenará irremediablemente en el 2008. Lo dice la OCDE en el informe que hoy
publica sobre la economía mundial. Los que me han llamado catastrofista o provocador estos últimos meses les recomiendo leérselo. Según la lectura que hacen en ese organismo el choque de trenes es inminente, a finales de año. Al parecer la economía
española está sufriendo recortes sustanciales en todos los elementos significativos de un sistema económico básico. Para que todos podamos
entenderlo voy a desgranar cada uno de ellos e intentaré definir el
diámetro que tiene ese agujero de un modo resumido.

La fotografía que representa la instantánea de la economía de un país se compone de cuatro elementos fundamentales: el consumo familiar, el gasto público, la inversión privada y la balanza exterior. Con esos cuatro factores se establece la polaroid que identifica la tendencia de un sistema económico. El gasto que hacen las familias y sus prioridades de consumo, el gasto que las instituciones como ayuntamientos, diputaciones, autonomías y ministerios, la capacidad de aumentar las inversiones de las empresas privadas y el equilibrio de la balanza entre lo que compramos al extranjero y lo que nos compran a nosotros. Pues resulta que lo que está pasando es que cada uno de esos elementos empieza a dar signos de alarma sustanciales. El consumo, según la OCDE, ha empezado a reducirse dramáticamente. El motivo es en su mayor medida el aumento de los tipos de interés que ahoga algunas unidades familiares endeudadas hasta para ir de vacaciones. En segundo plano aparece el gasto público, que según la OCDE, ha mantenido durante los últimos meses el tren en marcha básicamente por las elecciones municipales. Puesto que se acaban las elecciones, se acaba la inversión pública hasta nueva orden. Las obras se ralentizan y se deja de gastar. Como tercer factor está el gasto privado, la inversión empresarial. Se frena también porque en los últimos años el gasto de empresa ha sido el gasto inmobiliario. Si se frena el sector del ladrillo, se para su capacidad de inversión y por derivación se frena el sector productivo más importante de nuestro país. Según la OCDE el único factor positivo en nuestra instantánea financiera es que nuestra balanza comercial va a variar positivamente puesto que si hay menos consumo en términos generales, por una sencilla regla de correlación numérica, importaremos menos y seguramente seguiremos exportando lo mismo.

Al resolver la incógnita de esta ecuación da negativo. Todas las tuercas que logran que el motor de nuestra economía suene todavía bien pueden empezar a aflojarse. La OCDE no lanza un mensaje abstracto. Esta vez detalla numéricamente cual va a ser el recorte. Según su predicción nuestro país crecerá este año al ritmo excepcional de los últimos años, o incluso más, pero el próximo sufriremos una corrección dramática, un recorte notable cercano a un punto porcentual. En ese informe se puede entender que estamos entrando en otro ciclo. Se acabó el del milagro económico español y entramos en un nuevo bucle que se llamará “ciclo de bienvenido a la realidad española”. Una realidad que dependerá en gran medida de lo que haga el resto de Europa. Lo que dice la OCDE al respecto es que, de momento Europa seguirá tirando, pero esa red de seguridad durará lo que tenga que durar y luego estaremos solos. Quedan unos dos o tres años para encontrar un nuevo motor económico que no sea el inmobiliario o este barco se hundirá irremediablemente.

P.D. Me sorprenden muchos titulares esta mañana. Los medios españoles solo hablan del dato positivo de la OCDE en el que se refleja que España va a crecer más de lo previsto este 2007, pero no dicen ni “mu” del bajón del 2008. Siguen medicándonos con eso del Sonambulismo Financiero.

www.marcvidal.cat
- comentarios en la versión catalana