OFERTA DEL DIA: CATALUÑA

comentarios en la versión catalana

La sinceridad y la honestidad son a veces más peligrosas que la
mentira.
Por ese motivo la gente teme más la verdad que el engaño. Los
principales responsables de que la veracidad llegue a los ciudadanos
son los periodistas. Si bien es cierto que hoy en día hay prensa que
trabaja para escarbar en la verdad, también lo es que hay otra que
trabaja por enterrarla. En el reciente informe que publica el BBVA se
detalla con claridad que Catalunya ha sufrido la discriminación
inversora del estado desde 1964. Cuesta encontrar esta información en
algún medio español porque la verdad jode cuando la dice alguien a
quien se le concede credibilidad y objetividad.

El informe del banco en cuestión no hace más que tatuar en papel oficial lo que los catalanes llevamos denunciando hace décadas. Sin una iniciativa privada y un esfuerzo titánico, mi tierra seria pasto de gusanos. Todavía es absolutamente demencial la asimetría presupuestaria que penaliza Catalunya y a sus ciudadanos aun hoy. Es humillante el trato impositivo y las cargas diarias que los catalanes sufrimos por culpa de un sistema opaco e interesadamente impermeable a la hora de publicar el déficit fiscal acumulado. Ese uso de lo público y lo territorial es un fraude para Catalunya porque, por esa ocultación aritmética, la imagen catalana es la de una comunidad insolidaria, mezquina y mendiga. No obstante, la realidad es fiera y acaba arañando y la verdad, cuando se sepa, demostrará que a los catalanes nos resulta extremadamente caro pertenecer a España en estos términos. Que la bolsa de extremistas e independentistas no engorde depende más de España y su gestión tributaria que de la política de captación de los sectores soberanistas catalanes.

La creación de la Agencia Tributaria de Catalunya ha sido aprovechada por la prensa más reaccionaria de Madrid para recuperar el armamento fóbico del que ya hicieron gala durante la tramitación del Estatut. La mentira recorre los quioscos de toda España y vuelve a proyectar sobre la opinión pública española un sentimiento catastrofista descontrolado. Estos días algunos medios están interpretando maliciosamente que Catalunya ha aprobado la independencia fiscal de España.  En este momento es imprescindible que el ministro Solbes publique las balanzas fiscales catalanas para acallar ese viento desagradable y maloliente que viene de la meseta. No lo hará porque la evidencia y la verdad normalmente duelen más que las mentiras. El silencio administrativo y el barullo periodístico es todo lo que digerimos los catalanes hace años.

www.marcvidal.catcomentarios en la versión catalana

Enviar a:

Enviar a del.icio.us

Enviar a menéame

Enviar a Fresqui Enviar a Technorati