Y CATALUÑA SE APAGO

version catalanacomentarios agrupados en la versión catalana


Montilla suele decir que el Govern hace “cosas que no se pueden explicar”
para que el Estatut pase el Tribunal Constitucional. Que el President de la Generalitat es un insulto a la inteligencia en movimiento no es nada nuevo para algunos. Pero lo inaudito es que nadie clamara al cielo por esas “cosas inexplicables” que su ejecutivo estaba haciendo. Que el President estime el secreto de sumario en la acción de gobierno, me parece una agresión intelectual al pueblo de Catalunya en términos de salud democrática.

Catalunya duerme el sueño de los idiotas. Primero permite que una reforma del Estatut se apruebe con un anoréxico 49% de participación y más tarde se resigna ante la sodomización múltiple por tierra, mar y aire y todo lo que es capaz de hacer es golpear cazuelas. Me pregunto si la pasión crítica y los kilopondios aplicados al metal de cocina serán de igual intensidad una vez se cobren las indemnizaciones prometidas. Un lazo rojo, papel charol y un talón al portador y tomar por el culo todos hasta otro apagón. Me resulta depresivo ver como la sociedad civil catalana pierde capacidad, me preocupa que los círculos empresariales se muestren satisfechos y condescendientes con la peor cadena de poderes con los que ha vivido este país desde la transición. Si algo ha quedado claro, es que no es un buen negocio un mismo partido gobernando todas las instituciones que afectan a la ciudadanía. La falta de debate desde la Generalitat hacia el gobierno central es escandalosa y desde el Ayuntamiento patética. Por supuesto que las compañías tienen culpa, está claro que Red Eléctrica y FECSA-Endesa tienen su parte de responsabilidad, pero, ¿no sería un poco más ético e incluso estético que algún político asumiera alguna responsabilidad? No lo harán pues no hay replica política en ningún estamento, no existe juego ni presión real. Como si de un estado bolivariano se tratara, Montilla anuncia multas millonarias y un castigo divino caerá sobre los pardos y todos tan contentos.

La avería eléctrica barcelonesa es la metáfora del apagón de Catalunya. Entre otros, Montilla aplatana el espíritu de los catalanes. Es un político gris de perfil bajo. Es de orden público sus limitaciones y, aun hoy, muchos nos preguntamos si ha comprendido que significa ser Presidente de Catalunya. En su papel de gestor venido a más y en momentos como este, con trenes inservibles, red eléctrica tercermundista, aeropuerto colonial y vergüenza colectiva, hace falta liderazgo, defensa de principios y conciencia de país, actuar y golpear donde duele. El ánimo está por los suelos desde hace tiempo y los plomos fundidos han enterrado el espíritu de mucha gente que espera con ilusión el retorno a la Catalunya moderna. La acumulación de poder del PSC-PSOE no ayuda a contrarrestar esas carencias. De momento nada cambiará y el alejamiento de los ciudadanos respecto a sus representantes no hará más que crecer. La única cancioncilla coherente que me ha parecido reconocer fueron las primeras palabras que salieron de la mente más brillante del tripartito: del Conseller Castells. Lástima que solo haya sido eso, consejero.

La trampa no nacionalista es hablar de que los problemas reales no son los identitarios. Suelen decir que a la gente lo que realmente les preocupa son sus problemas cotidianos, y no tanto si Catalunya tiene más o menos poder o si el Castillo de Montjuich es de titularidad española o iraní. Es un cepo viejo e inservible porque la verdad es otra. La política real y los problemas reales no van de la mano siempre, hay atajos y destinos complejos. Para que las infraestructuras sean de primera división, para que los “problemas reales de las personas” se solucionen, necesitamos presupuestos de Champions League porque Catalunya hasta hace poco jugaba en esa liga. Ahora la vergüenza instalada en la epidermis del catalán medio quema el orgullo y arremete directamente contra su capacidad emprendedora.

Sin embargo, los números joden pero suelen ser muy claros. En 2007 el Estado confió a Catalunya 2.958 millones de Euros de los 21.340 que tiene destinado para inversiones en todo el territorio nacional. Un 13,9% del total cuando Cataluña representa el 18,8% del PIB de España. Teniendo en cuenta que en 2008 el incremento rondará el 8,1%, el total a inversiones será de algo más de 23.000 millones. Para dar cumplimiento al Estatut, el montante para el territorio catalán deberá alcanzar los 4.337 millones, es decir un 46,6% más a los que se deberían sumar 1.054 que no se han invertido este año y que, a fecha de hoy, ya se deberían haber recibido en cumplimiento del Estatut vigente. No cumplir con una ley orgánica que es de justicia con Catalunya engorda las filas de los que defienden la segregación definitiva. Dan ganas la verdad, a veces dan ganas.

www.marcvidal.cat

version catalana
comentarios agrupados en la versión catalana