LA RECESION DE LOS IDIOTAS

La semana pasada finalizó con el informe poco optimista del servicio de estudios del BBVA. La encuesta de Expansión sobre la percepción en la economía real dejaba en mal lugar el optimismo bioquímico de Zapatero. Ayer los mercados continuaron bajando y hoy la Reserva Federal tiene tres opciones: mantener, bajar un cuarto o bajar medio. La primer es mala por neutra, la última por alarmante y la segunda parece la mejor. Pronto se despejará la incógnita. Respecto a Zapatero, casi es preferible que no diga nada porque la situación es, o será, la tenga que ser y no la que el se empeñe en disfrazar. Y es que entre profecía y predicción hay una diferencia notable. La segunda se basa en datos, la primera en percepciones. El prestigioso y objetivo informe del BBVA y no “los folletines como el The Economist o el Financial Times”, establece que la gente no consume, que los ingresos por IVA están cayendo de modo alarmante y que el euribor ya se descuenta en valores superiores al actual.

Talvez, y solo digo talvez, no parece el mejor momento para regalar
dentistas, pensiones y pisos. Tirar del superávit no es de recibo a
seis meses de unas elecciones, era indigno cuando lo hizo Aznar y es
indigno ahora. El saldo en positivo debe ser un fin en si mismo y no
una herramienta para comprar votos. Además del los 18.000 millones de
superávit, 12.000 son para el fondo de reserva de la seguridad social.
Nos quedan 6.000 millones de euros, de los que no sabemos cuantos se
destinan a las promesas de última hora puesto que ninguna venía con
partida presupuestaria. Una promesa electoralista se diferencia de una
adopción política en que la primera no lleva adosado un plan de
ejecución económico claro.

La lupa del BBVA, con su informe, detecta que la crisis ya ha
desembarcado en Europa. Una crisis, de momento, financiera que no
necesariamente debe ser económica. Aun no sabemos ante que tipología de
fisura estamos, puesto que el subprime español parece integrado en la
morosidad prevista. El riesgo de impago está en el crédito residencial,
en el pequeño promotor y, por supuesto, en los créditos al consumo de
las entidades que trabajan con TAEs del 20%.

La situación a día de hoy es que esta crisis de confianza ha generado
una crisis crediticia y esta, en consecuencia, frena el desarrollo
puesto que no se financia el crecimiento. A España, esta situación la
pilla con un endeudamiento brutal, el mayor del mundo en términos
relativos y el segundo en números brutos. No podemos parar, detener
este tren ahora significaría un grave y severo accidente. Es una
evidencia y se comenta en círculos cada vez más abiertos que el ajuste
será brusco, muy brusco. Hay entidades bancarias consideradas de alta
fiabilidad que están ofreciendo productos a crédito rozando el 11%.
Otras, al contrario, están intentando recapitular con ofertas que
asustan: depósitos al 6,8% para clientes preferentes y en fondos
amplios. Pero lo grave es que el crédito esta caro para las empresas y
para la refinanciación de sus activos. A los que les toca refinanciar
bonos en estas fechas no logran hacerle correctamente el nudo a sus
corbatas.

Volviendo al documento del BBVA de la semana pasada, en el que habla de
una previsión de crecimiento cinco décimas por debajo de la comisión
europea. Esto que ya sería preocupante por si solo, lo es aun más si lo
determinamos en el contexto: significa crecer 1,2 puntos por debajo de
lo que lo hacemos ahora mismo. Las desaceleraciones pueden ser la
rebaja de una o dos décimas, la caída de más de un punto es una
corrección acentuada, lo pinten como lo pinten. Lo peor de todo es ese
optimismo casi idiotizante de los que, viéndose en la recta de tribunas
y con las elecciones a pocos meses, solo hacen que negar la evidencia.
Los ajustes bruscos acentúan las desaceleraciones y las
desaceleraciones inesperadas y no abordadas correctamente generan
recesión.

Enviar a menéame

Enviar a Fresqui

Enviar a negociame