MADRID OPINA

Normalmente, los martes por la noche, cuando estoy en casa, veo una teleserie catalana llamadaVentdelpla, y lo hago por exigencias familiares. Hoy, por “excepciones culturales”, he podido librarme y he acabado navegando por los territorios descalabrados de imagenio. No preguntéis como, pero he acabado viendo una cosa denominada “Madrid Opina” en TeleMadrid-Sat. Lo presentaba Ernesto Sáenz de Buruaga. Entre los tertulianos destacaba la señora doña Ana Botella. No haré mención a las barbaridades que se han llegado a decir sobre el catalán, la persecución de los castellano parlantes o sobre “la masiva quema de símbolos españoles que se vive en tierras catalanas”. Es gravísimo, porque si en Catalunya se proponen penas de prisión a un grupo de radicales indefendibles por chamuscar fotografías de la familia numerosa y Real, aquí debemos soportar que desde una televisión pública, la mujer de un expresidente del gobierno haga una descripción de mi tierra como si se tratara de la Alemana nazi, y sin que esto comporte ningún tipo de sanción o reprimenda. Sabemos que no lo hacen por desconocimiento sino con total premeditación y con el uso de razón acerca de las repercusiones aritméticas y electorales que comportan. Si alguno desea nutrir algún sentimiento independentista de tinte catalán, el próximo martes, alrededor de las once de la noche, en TeleMadrid-Sat volverán a poner en marcha la maquinaria vomitiva y catalanòfoba totalmente repasada y puesta al día. El sentimiento de agresión, difamación y mala fe es brutal.