NO ME LLAMO MARCOS

Todos sabéis que he sido muy crítico con Carod-Rovira respecto a su aparición en el programa Tengo una pregunta para usted de TVE. No obstante, en el momento de escribir mi columna semanal en El Plural me ha sido imposible criticarlo de nuevo. Sabiendo que un buen número de lectores españoles ven al Conseller de la Vicepresidencia como a una plaga bíblica o un monstruo con tres cabezas, no me ha dado la gana de proporcionar, a ese grupo de fascistoides intolerantes, más herramientas para maltratarlo. He preferido mearme en la herida. La estrategia ha sido fácil. El artículo "yo no me llamo Marcos" con un texto sencillo, sin complicaciones, efectista y sin teorías de profundidad ideológica, está teniendo una bonita cosecha de insultos y amenazas. Una de las manías de esta gente está siendo hacerme ver que no me llamo Marc, sino que tienen una obsesión para rebautizarme como a Marcos Vidal.