DICHOSOS ELLOS

Bélgica sigue sin gobierno 153 días después de celebradas las últimas legislativas, el 10 de junio pasado, y no se vislumbra en el horizonte una solución. La coalición de gobierno, formada por socialcristianos y liberales, no se ponen de acuerdo. El país continúa siendo dirigido por un gobierno en funciones de liberales y socialistas y existe una apariencia generalizada de normalidad gracias a la situación de descentralización del país. Los gobiernos de Flandes, Valonia y Bruselas continúan trabajando de manera habitual ejecutando sus enormes cotas de autogobierno. Lo más grave es que si esto continúa así, la ratificación del Tratado de Lisboa corre peligro. No obstante, hace unos lustros, en Italia pasó algo parecido y el país fue gestionado durante muchos meses por la maquinaria burocrática. Si en España o en Catalunya se paralizase el artilugio político y se produjera un vacío de poder similar al Belga, ¿qué pasaría?, ¿llegaría el AVE?, ¿funcionarían las cercanías?, ¿dimitirían los funcionarios?, ¿viviríamos mejor?, ¿a que se dedicarían los programas de humor?