BLOGONOSIS

EnfermLa blogonosis es el conjunto de males que pueden ser transmitidos desde cualquier blog hacia las personas. En general se trata de enfermedades que existen normalmente en la propia blogosfera, pero que también pueden afectar a seres humanos. Si se puede transmitir en dirección contraria, desde las personas hacia la blogosfera, entonces se trataría de una antropoblogonosis, pero lo que me ocupa hoy son los aspectos negativos de la blogocosa. El poder digital emana un gas que hace enfermar a algunos cuando lo respiran. Sus síntomas son:

  1. La utilización partidaria de las redes sociales, los agregadores y sus sistemas de relación buscando el control ideológico. El objetivo es controlar el discurso oficial en un sentido u otro. El método, para evitar la conversación enriquecida y el debate, es simple, sólo hay que englobar blogs de signo parecido en una misma plataforma y simular una especie de libertad de opinión.
  2. La aparición de las redes sociales acumulativas fingiendo una presencia que no poseen. Acumular feeds con el propósito de engordar las listas de agregados es tan ridículo como inútil. Las redes que más acumulan suelen ser las políticas, sobretodo a tocar de elecciones.
  3. La creación de blogs y perfiles en las redes sociales como elemento de status electrónico. Cuando la blogosfera es una etiqueta de modernidad que políticos y empresas se tatúan, ella misma pierde entidad y deja de ser puntualmente anárquica y libre.
  4. La proliferación de secciones que hacen referencia a la existencia de blogs aparentemente puede parecer un buen presagio. A primera vista se puede pensar que la influencia de la blogosfera conquista los medios y se acerca, por lo tanto, a la ciudadanía. Sin embargo, la mayoría de espacios sobre blogs únicamente muestran anécdotas, detalles o pinceladas más como curiosidades que como enlaces de interés social. Los posts suelen ser monos de feria que se muestran en televisión o se describen por la radio.
  5. El nacimiento del blogoanuncio o blog de diseño. Pretender la utilización de la blogosfera con fines comerciales es del todo lícito, pero cuando éste uso se pervierte y se especula con la verdad, la honestidad y la esencia de verificación de la propia red, entonces se inutiliza el propio sistema.
  6. La llegada de los blogs patológicos. Individuos incapaces de mantener una relación de signo racional en la vida real, se enzarzan a describir sus vidas aparentemente apasionantes a cambio de rellenar su bolsa de complejos.
  7. El hecho de que el acceso a la blogosfera sea limitado, a causa de que la red aun no es universal, proporciona a la red de blogs una extraña sensación de no ser tan democráticamente global como vende.
  8. Las muestras de pinchazo del medio por culpa de la intervención sistemática de los medios tradicionales. La blogosfera no es una agencia de noticias donde los periodistas deban ir a rescatar información. En los blogs la información se fabrica a posteriori por lo que cada vez que se utiliza como fuente origen se le daña irreversiblemente. Al acumularse estos errores de concepto se pone en duda la legitimidad blogger por parte de periodistas
  9. La multiplicación de blogomeriendas que empobrecen la conversación y acercan el debate y la gestión intelectual colaborativa a los mayores niveles de miseria mental.
  10. La perversión de darse cuenta que ser heterogéneo y complejo es un simulacro.
  11. La inmoralidad de algunos grupos de poder que, asegurando entender la filosofía de la web 2.0, ponen sus maquinarias a trabajar en Internet,  a fin de que Internet acabe trabajando para ellos, aun a costa del conocimiento.
  12. El reciente descubrimiento de que la blogosfera ha pasado a ser la blogofea durante cortos períodos de tiempo cada vez más intensos y menos intermitentes.
  13. La evidencia de que las blogologías son ideologías unidireccionales y no permiten, curiosamente, el nutritivo ejercicio del contraste de opinión.

Y, por supuesto, un síntoma claro de que la blogosfera puede transmitir enfermedades a quienes escriben en ella es el hecho de que alguien escriba una  blogomierda como esta.