NI RESPIRES

Aguardando
a que las entidades financieras empiecen a publicar sus resultados, nos informan
que los bancos
centrales de medio mundo se han puesto de acuerdo para afrontar
la crisis de liquidez que ahoga el mercado interbancario mundial. Aunque esa
coordinación aparentemente suene como una buena noticia, imprescindible por
otro lado, en realidad significa que los que ya conocen la aritmética bancaria
anual no lo ven claro. Si las cuentas que los bancos deben presentar en breve
denotan una crisis notable en el sector y las consecuencias del tsunami de
agosto pasado
no han cicatrizado, entonces este acuerdo global de bancos centrales
es una medida profiláctica que no garantiza una salida de la crisis, sólo
intenta minimizarla. De momento, a contener la respiración.

Auar