CAMIONES LLENOS DE MIERDA

Ayer, durante una provechosa comida en plena Diagonal de Barcelona, junto a Genís Roca, coincidí con Xavier Garcia Albiol. Este antiguo jugador del Juventud de Badalona, ahora metido a dirigente autonómico del PP catalán, fue en su día un buen amigo. Compartimos batallas, copas, amigos y enemigos hace ya bastantes años. La vida nos condujo a aventuras bien distintas y cada uno afrontó sus guerras particulares hasta el punto de tener opiniones tan disitintas que no coincidimos ni en la manera de caminar. Al verme, me saludó afectuosamente no obstante, nos dirigimos los recortes habituales que las normas de educación básica exigen y me negó que fuera a ser el candidato por Barcelona a las elecciones generales de marzo. Me pareció intuir que no era cierto lo que decía, y menos cuando me tiró en cara que lo hubiera llamado en un articulo chulángano de feria que se dedica a golpear manifestantes. Cierto que no estuve muy brillante en la definición que le hice al hombre, pero como le comenté ayer, para mi queda muy feo ver al numero tres del Pp catalán hostiando a la gente como si fuera un energúmeno más.

Si durante el día de ayer pude albergar alguna duda acerca de las opciones de Albiol para encabezar la lista por Barcelona, hoy lo tengo claro. Será él. Lo intuyo porqué el video que ha lanzado la dirección del PP catalán, manipulando una conversación entre una funcionaria del Departament de Ensenyament y una actriz que simula consultar la opción de poder escolarizar a su hija en castellano, es la prueba de que los chicos de Sirera han decidido tomar el camino corto, el más bruto y desalentador y en ese territorio, el Albiol de los últimos tiempos se mueve como pez en el agua. Recordemos su otro video en el que muchos han aceptado que posee tintes xenófobos. Sus intervenciones en la Cadena Cope también fueron gloriosas tras la dimisión de Piqué.

La deriva del PP ya no es un suceso aislado, ni una estrategia puntual, es una tendencia clara para desestructurar la convivencia en Catalunya. El tema de la lengua hacía mucho tiempo que no era un problema y desde Ciutadans o desde la vertiente menos autonomista del PP lo han vuelto a poner encima de la mesa. El Partido Popular espera obtener rédito político de la confrontación y de la fractura social en una Catalunya donde es una fuerza política cada vez más residual y su discurso motivo de rechazo estomacal. El abandono de las tesis que pretendían convertir al PP en la herencia natural del centro derecha catalanista y moderado tras la ruptura de CiU se ha diluido y ahora se ha encallado en un barrizal barato, intelectualmente muy pobre y descaradamente populista.

El video, que no deja de ser un pantallazo negro con interpretaciones escritas y el logo del PP en blanco, aporta un elemento aun más retorcido a la estrategia de fabricar un debate en torno a la enseñanza en catalán o en castellano. De un modo muy hábil, dejan de lado el supuesto problema que tiene un castellanoparlante que viene de cualquier parte del Estado y pretende integrar a sus hijos en el sistema educativo catalán, y pasan a abordar otra opción más funesta como es el hecho de que un catalanoparlante le preocupe que sus hijos no aprendan el castellano correctamente puesto que, por razones personales, deben viajar por toda España. Digo que es inteligente porque abre un nuevo frente en la polémica, que incluso puede encontrar muchos más adeptos.

La mierda se amontona en la precampaña catalana y el PP catalán parece ser que tiene camiones repletos dispuestos a repartirla por todas partes. No serán los únicos puesto que de repartidores de excrementos la política catalana va sobrada.