CLASE POLITICA DE PENA

PobreyrisasHay un dicho que dice “si no puedes mejorar el silencio, no abras la boca. El caso de Arias Cañete sería paradigmático en este sentido. El hombre, exministro popular para más señas, echa de menos aquellos camareros ibéricos que servían con enorme destreza y memoria todo cuanto se les pedía. Se queja de que ahora en ese puesto laboral suele encontrarse a un inmigrante inservible e incapaz. Anhela aquellos camareros profesionales y se olvida de la exigencia y necesidad que para muchos inmigrantes, en pleno desarraigo, les supone la obligación de aprender un oficio en 24h. Omite lo complejo que es acometer el servicio personal sin conocer perfectamente el idioma y, sobretodo, en un gasto de cinta demagógica, ni siquiera menciona que hace unos años los españoles sufrieron el mismo estigma en otros países europeos.

También hablo de sanidad y garantías de la sociedad del bienestar. Sobre las mamografías dijo que en un cuarto de hora te atienden en la sanidad estatal mientras que en Colombia eso sucede después de abonar el sueldo de 9 meses, por lo que éstos colapsan nuestros servicios sanitarios públicos. Es absolutamente falso. Ese camarero inútil y que hace tan mal su labor, que ocupa un lugar de trabajo poco considerado en la escala laboral, también aporta a la seguridad social lo que la ley exige. Por contrato, ese inmigrante se paga sus propios derechos, los mismos que el señor Cañete y entre ellos está la sanidad pública.

Esa línea argumental que aplican los de Génova es muy similar al populismo de Chávez cuando incorpora al debate político a Pizarro o a Hernán Cortés. Cómo marroquíes y ecuatorianos, por decir algo, no votan, al PP le sale gratis este tipo de discursos que pretenden incentivar al elector situado en la franja social que interpreta que el distinto, el extranjero y el inmigrante son la causa y motivo de todos nuestros males. Un discurso xenófobo que muestra al recién llegado como un ser inferior en cuanto a sus habilidades e incapaz de comprender el contrato social que supone la ley y la Constitución Española. Les sale gratis porque los inmigrantes no votan en gran medida. En el futuro ya se verá.

Por otro lado me pregunto quien lleva la campaña del PP. Rajoy promete plantar 500 millones de árboles en cuatro años. Su plan de reforestación nacional parece una broma o un insulto moral. 342.465 árboles al día, 14.269 a la hora, 237 por minuto y sin parar durante cuatro años. Absurdo e inviable incluso por el coste económico que tiene, unos ¡20mil millones de Euros!

¿Porque llegan estos tipos de mensajes? ¿Que necesidad de falsear y exagerar tienen los directivos del PP? ¿Se olvidan que son alternativa de gobierno y que pudiera ser que tuvieran que cumplir lo que prometen? ¿Así pretenden ganar las elecciones? ¿Por qué nadie reprime los mensajes homofóbicos del candidato albaceteño?

Por la otra ribera llegan barbaridades de otro calado que dan razón al refrán con el que empieza este post. Zapatero, instalado en la zozobra por la crisis económica, ha lanzado la teoría de el paro ha aumentado básicamente “porque hay personas que se apuntan al paro, y lo hacen porque tienen ganas de trabajar”. ¡Que bárbaro! No lo hubiera dicho nunca. Niega la crisis y continúa sin aceptar que el incremento de paro ha sido el mayor que este país ha sufrido en democracia, que la inflación está desbocada, que un sector como el inmobiliario se ha paralizado completamente, que la productividad se reduce cada vez más y que la industria no absorbe el desempleo.

El resumen es para temblar. Juntas todo lo dicho aquí, haces una foto de que y a quienes vamos a votar el próximo 9 de marzo y da miedo. Da miedo.