TELEVISION AUTISTA

En la televisión pública catalana montan una mesa redonda sobre la red y la política e invitan a un experto en blogs políticos, dos directores de diarios digitales y a un friki llamado Jorge Valín. El primero, amigo, socio y magnífico analista intenta que el juego no derive hacia lo trivial pero no lo logra. El recetario de obviedades es absolutamente penoso y pueril. Nadie aporta nada nuevo y, por supuesto, a nadie se le ocurre criticar a los medios tradicionales por actuar como agente distorsionador de una realidad que es cada vez más interactiva les guste o no.

El momento más brillante de la noche fue cuando Saúl, director de la Agencia Catalana de Noticias, haciendo referencia a la Catosfera,
expone un paquete de datos sobre la importancia de la red y sus usos
cotidianos. Al resto de contertulios les sonaba a chino. Bastante
tenían con sus guerras estériles y sus análisis de la política más
manida y analógica. Ni con calzador entró la blogosfera. ¿Cómo iba a
entrar? A  excepción del llanero solitario Gordillo, ninguno de ellos
sabía el papel real de un blog. Para los directores de medios digitales
un blog suele ser un decorativo conjunto de enlaces en sus homepages
que ayudan a simular un entramado 2.0 del que en realidad no gozan. La
aproximación a la política americana, al videoblog o a elementos que si
marcan la diferencia en la red fueron sugeridos pero no se abordaron.
La ausencia de Vicent Partal,
o en su defecto, alguien de Vilaweb extraña de primeras, pero raya el
insulto cuando, como representante de una hipotética capacidad de
análisis digital invitan al director de un medio llamado debat.cat que
hoy en día es un cadáver electrónico o al amigo de Libertad Digital que
negó sus orígenes y fue presentado como analista. Ni un ciberactivista,
ni un experto en comunicación política en la red, ni un blogger
implicado en la guerra electoral. Pobre aportación a la causa. Similar
a las que TV3 ha hecho en sus lastimosas aproximaciones anteriores.