TOMADURA DE PELO 2.0

En una iniciativa pionera en Europa, un ataque de idiotez colectiva está colapsando la red y por derivación al mundo analógico. Ahora toca creerse eso de la democracia participativa, que los ciudadanos tenemos una gran oportunidad y que podemos incordiar a nuestros dirigentes gracias a Internet. Las televisiones tradicionales han rebozado sus paneles virtuales para darles un aspecto más dospuntocero y se lanzan sin ruborizarse a eso que ellos llaman televisión participativa. En el mayor ejercicio de hipnosis colectiva de la historia, losusuarios de www.youtube.com/telecualquiera creen estar ejerciendo un
derecho fundamental en democracia útil y efectivo y se convencen de
estar participando de la gran estructura del conocimiento crítico
colectivo gracias a esas cadenas de televisión  maravillosas. Es un
juego que empequeñece la propia web 2.0 y su esencia. ¿Nadie se da
cuenta de que esto es una tomadura de pelo?

En esta sociedad todos somos unos damnificados de un sistema que está fuera de control. La diferencia estriba entre los que se toman la pastilla roja y los que escogieron la azul, en darse cuenta o permanecer sugestionado por la fábula. Me niego a creerme este cuento lesivo, esta miserable manera de prostituir la voluntad y la razón humana. El individuo ha interiorizado las directrices de los medios y piensa que hace lo que le da la gana, pero en realidad está navegando por el único canal existente. Entro todos deberíamos de construir un caudal alternativo y con los blogs, entre otros elementos, podemos edificarlo.

¿Cómo explicarle a la gente que no es libre si todos creen que lo son? La blogosfera y los sofisticados juegos sociales que la web interactiva nos proporciona siguen en manos de los usuarios, de los prosumidores y de la colectividad. Si permitimos que, con cuatro o cinco videos inservibles y previsibles emitidos en un momento puntual durante una entrevista pactada a un político profesional, nuestra sed de justicia quede saciada caeremos en manos de nuestra propia desidia y del objetivo último de todos ellos: el control sobre la masa crítica. Lo más nocivo para la libertad es la falsa sensación de elección que esos medios a través de un nuevo juguete (youtube) están logrando.

A la clase política se les llena la boca de libertad, se atragantan con el término y lo repiten sin ningún tipo de vergüenza. Pero está sentenciada a muerte y sus verdugos son el bipartidismo, la nula división de poderes, los medios jugando a ser árbitros, el comunismo rancio, las grandes empresas tratándonos como niños, los blogs hechos por negros, las redes sociales de plástico, las mentiras en red, los mensajes ridículos en campaña y los caminos cada vez más estrechos.