EL KATRINA FUE CULPA DE LOS GAYS

Las campañas electorales son el escenario idóneo para los manifiestos de apoyo, para las coberturas personales y los abrazos públicos. En España Concha Velasco y el colectivo PAZ apoyan a Zapatero y Norma Duval y la Conferencia Episcopal hacen lo propio con Rajoy. En los EUA pasa lo mismo, unos apoyan a Obama o Clinton y otros a McCain. Allí, sin embargo, algunos son rechazados directamente por el candidato como pasó con Farrakhan, que fue negado públicamente por Barack Obama por esa tendencia natural a complicarle la vida, y otros son abrazados intensamente como es el caso de Hagee por parte de McCain.Concretamente es en este último personaje el que me tiene preocupado pues lo considero el paradigma del populismo fundamentalista norteamericano. Un tipo peligroso si algún día llega a ser parte destacada del grupo de asesores del futuro presidente de los Estados Unidos. Según éste, “Dios destruyó Nueva Orleáns por culpa de los gays que poblaban sus calles y lo hizo de la mano del huracán Katrina”. Su discurso homófobo y medieval está plagado de perlas:

  1. “Todos los huracanes son actos de Dios, porque Dios controla los cielos”.
  2. “Nueva Orleáns tenía un nivel de pecado que era ofensivo para Dios, y por ello son destinatarios de la sentencia inapelable de Dios”.
  3. “El lunes que llegó el Katrina era el día previsto para un desfile de homosexuales”.
  4. “Cómo la promesa de los colectivos organizadores era de que el desfile alcanzaría un nivel de sexualidad nunca antes visto en cualquiera de los otros desfiles del Orgullo Gay, obligó que el juicio de Dios fuera tan severo”.
  5. “Algunos sabemos que la Biblia muestra el camino y cuando se viola la ley de Dios, éste trae a veces la pena antes que la sentencia”.

Según este encantador y cariñoso líder espiritual, el huracán Katrina fue, de hecho, la sentencia de Dios contra la ciudad de Nueva Orleans. Que tiemblen en San Francisco o en Sitges.

Wikio2