DOS HORAS CON EL CONSELLER

Ayer, en la novena planta del número 105 del Paseo de Gracia de Barcelona, seis bloggers mantuvimos durante algo más de dos horas, un encuentro muy interesante con el Conseller de la Generalitat Josep Huguet. De la sesión me llevo una sensación agridulce. En la vida las cosas se presentan en escala de grises y esta no fue una excepción. Quedaron pendientes algunos debates. En mi caso solicité unos datos macroeconómicos que, según el conseller, rebaten algunos de mis argumentos sobre la crisis. Obviamente esos datos no me los aportó y se limitó a dudar de mis apreciaciones y a pedirme que confiara más en los que el maneja. También le avancé algo que parecía no saber: el ciudadano 2.0 no es una entelequia sino algo real e inminente. Le propuse “hacer política” para que a Catalunya no le vuelva a pasar el tren del futuro por encima y acabe en Dublín como pasó en 2001.
Le comenté que la crisis que él comenta que es una invención de los medios de la derecha le pasará por encima y no quedará de él y de su gobierno ni el recuerdo. Que las cosas no pintan mal sino peor y que mejor que disponga de su liquidez porque parece no haberse enterado de nada.

Me preocupó su lejanía de la realidad y de todo su equipo, pero lo más grave es que eso no era anedótico. Me preocupó tambien:

  1. La falta de conocimiento del departamento sobre las bondades la tecnología digital, el talento colectivo, la empresa abierta y las competencias sociales.
  2. La ignorancia del pasado más inmediato en términos de oportunidad histórica en materia de estrategia económica de futuro.
  3. El desconocimiento absoluto de lo que se tiene entre las manos
  4. El reducido presupuesto del Departament de Innovación para desarrollar políticas que puedan impulsar nuevas dinámicas productivas basadas en el Conocimiento
  5. La impresentable manera de entender la economia en general por parte de toda la administración catalana. Es imperdonable que no parta de una entidad transversal y supradepartamental un plan integral económico de pais que sintetice un nuevo modelo de crecimiento propio y exportable.
  6. Lo lejos que estamos aun del objetivo.

En términos generales, y dejando de lado estas puntualizaciones debo admitir que es valiente por parte del Conseller citar a un grupo de bloggers que habitualmente no somos demasiado agradecidos con este tipo de meriendas y encima hacerlo sin haberse leído un pimiento sobre nosotros.

A nivel menos técnico, confieso que me sorprendió el señor Huguet, al que empecé tratando de usted y terminé tuteando. Me produjo una cierta sorpresa su manera de entender la política, las relaciones con los medios y, sobretodo, a quien y como les contaba sus impresiones más íntimas. Agradezco las dosis de sinceridad con las que afrontó algunos temas que no puedo reproducir pues me comprometí a no hacerlo, aunque me preocupa, no obstante, que eso lo haga a menudo, y sobretodo que sean verdad algunas de las acusaciones que formuló.