OFICIALIZAR LA CRISIS

54No comprendo la pasividad social, la tranquilidad con la que la gente se toma algunas cosas. En febrero Solbes argumentaba su política económica en base a un crecimiento del 3,1%, después de rebajar sus previsiones durante todo el año anterior una y otra vez. Todos los indicadores, expertos internacionales y analistas independientes advertían que esa cifra era una quimera. Hace pocos días, desde el ministerio de economía, se anunciaba que el PIB crecería en torno al 2,4% este año. Estoy convencido que creen que nos chupamos el dedo por parejas y al unísono.

Cuando en una nueva previsión, Solbes o su sombra, vuelvan a rebajar sus previsiones, seguiremos sin saltarnos ni los semáforos. Es lógico que se nos vea como a borregos. ¡Eh, despierten! Esto se hunde. Que el gobierno se niegue a aceptarlo ya es grave, que la oposición siga con sus batallas que no interesan a nadie también. Sin embargo, lo imperdonablemente incomprensible es la desidia sociológica del españolito medio. Las cifras macroeconómicas importan una mierda a quien esta noche cenará centollo y llenará el depósito de su 4×4 alemán con parte del crédito personal ampliado gracias al aval hipotecario del que tiran y estiran desde hace unos cinco o seis años. No se dan cuenta que no va a haber manera de refinanciarlo en 2008, que el cochazo será pasto de embargo y las cenas de lujo se sucederán en la pizzería de la esquina y en días señalados.

Resulta que el Estado registró en el primer trimestre un superávit en contabilidad nacional de 3.276 millones de euros, lo que supone una caída del 51,4% respecto a la lograda en el mismo periodo de 2007. Me la trae al pairo a que atribuye el Gobierno esta caída. Supongo que remarcaran la insultante manera de llamar el batacazo del ladrillo y sus derivados, o sea “la desaceleración en el sector inmobiliario” sufre un ajuste inesperado que ralentiza los ingresos por IVA. Inesperado habrá sido para su abuela la de las Rías Baixas, porque media Europa lo tenía claro. Y digo yo, ahora que ya tenemos el motivo, ¿no sería momento de hacer oficial la crisis? Cuanto antes se oficialice, antes podremos afrontar la cirugía necesaria. 10.000 millones de euros no obraran el milagro los pinten del color que los pinten y por mucho que los rodeen con un lazo de raso. Esto es muy serio y lo demuestra que en un año, se hayan ventilado el excedente contable del Estado. La verdad es que la broma es pesada. Tengamos en cuenta que del importe que queda, 3.276 millones, deberían salir los 6.000 millones que costará el camelo de los 400 euros aquellos.

¿Qué necesitamos para certificar que la economía española y todo su universo está en un callejón sin salida? El Estado ha aumentado los pagos en un 12,8%, mientras que el de los ingresos no superó el 1,3%. En términos de caja, que computa los ingresos y gastos que efectivamente se han realizado durante el periodo, el Estado alcanzó un superávit de 1.272 millones de euros, un 45% menos frente a los 2.316 millones del mismo periodo del año anterior. Si lo revisamos en el ámbito del PIB, aun pinta peor. En 2007, el conjunto de las Administraciones Públicas obtuvo un superávit del equivalente al 1,8% y para este año las previsiones iniciales proyectan un superávit público equivalente al 0,9% y, obviamente, bajando.

La cantidad menor de ingresos refrenda el agujero en el sistema. La ecuación es de primaria: se recauda menos porque se produce menos, es decir, la crisis ya está materializándose de un modo implacable. Por otro lado el hecho de que el gobierno opte por aumentar el gasto público hasta incrementarlo en casi un 13% demuestra que la solución para el ejecutivo pasa por tirar de cheques. Ese superávit que se están fundiendo ahora, nos hará falta en el momento en el que la curva esté en lo más profundo, allá por marzo de 2009.

Negociame  Wikio2