REALIDAD TOZUDA

Hace unas horas Zapatero ha vuelto a hacer gala de su optimismo genético. Seguramente esa deriva hacia la realidad deseada y no tanto a la que la gente percibe, pueda estar haciendo mucho daño y a medio plazo vamos a notarlo de pleno. Seguramente esa manera de ver la situación económica sea lo que ha llevado al Ejecutivo a pensar que las soluciones a "el aterrizaje suave" sean los famosso 10.000 millones de Euros. Mañana analizaré la hipotética efectividad de esa inyección de fondos para afrontar "la desaceleración". Y es que tras leer detenidamente la poca información que hay al respecto, se denota que el Gobierno no piensa tomar medidas estructurales para atajar la crisis y se niega a nombrarla como tal. No las tomó en su día, cuando medio planeta tuvo la certeza de que se avecinaba una tormenta con un incesante aparato eléctrico, y no parece que vaya a tomarlas ahora.

Y la cosa se tuerce por momentos. Desde Navidad, un cuarto de millón de personas más
hacen cola en el paro
y eso que esto no ha hecho más que empezar. Por
si fuera poco, el Ministro de Economía ya se ha reventado el margen
permisible del superávit fiscal
en medidas que fueron diseñadas para
ganar las elecciones. Los 400 euros no suponen un impulso para cambios
estructurales ni para activar la economía sino un mediocre sistema de
captación de votos que surtió efecto como quedó en evidencia. Tampoco
se ven ideas brillantes en ningún otro partido
. El PP está ocupado en
batallitas, CiU en encontrar agua en el sur de Francia, ERC en algo
parecido al PP pero en cutre, PNV, IU y otros, a lo suyo, que no es lo
nuestro.

Pero la realidad es tozuda y rotunda. La crisis ya está en la calle
y el listado interminable de cifras macroeconómicas alcanza de lleno al
consumidor
. Lo demuestra el hecho de que los créditos al consumo han
caído por primera vez desde la angustiosa crisis de 1993. La economía internacional lleva 9 meses en crisis. Nadie se atreve a
pronosticar como evolucionará a medio plazo por la delicada situación
del sistema financiero que no conoce con exactitud lo que contienen sus
balances. No obstante, lo que si parece claro y nadie pone en duda, es
que el sistema está en una situación muy grave. Hay países que están
tomando medidas hace meses. Algunos altos mandatarios se están buscando
la vida. Gordon Brown, por ejemplo, se reunió con los banqueros
principales del Reino Unido para ver como se puede afrontar el
problema. El Banco de Inglaterra inyectó horas después 62.000 millones
de libras para respaldar operativos crediticios de los bancos.

Cada país es un mundo y, aunque vinculados, deben atender sus
problemas de un modo individual. En nuestro país, Solbes procura no
soliviantar a nadie silenciando la palabra crisis
. Sigue con su
retórica habitual, con su ajuste y con su revisión a la baja periódica.
Además, a Solbes le crecen los enanos. El poder económico español
atiende con mucho más gusto a las invitaciones del Ministro de
Industria Sebastián que a las de él mismo, lo que demuestra con
claridad que su credibilidad quedó manchada para siempre cuando, hace
apenas dos meses, durante una campaña electoral, negó reiteradamente
una situación grave que ahora reconoce en voz baja pero públicamente.
De afirmar “creceremos un 3,1” frente a Pizarro, ha pasado a “no
pasaremos del 2,3”
. Los políticos son los únicos humanos que se sonrojan cuando dicen la verdad.

Negociame  Wikio2