400 EUROS INÚTILES

15_05_2008_0418306001210798Parece una tomadura de pelo conceder el valor de medida social que ayudará a potenciar e incentivar el consumo el incremento indiscriminado de 200 euros en la nómina de junio y en capítulos casi imperceptibles durante el resto del año. La deducción de 400 euros en el IRPF para asalariados y pensionistas con la que se pretende ayudar a las familias españolas es una medida de la que nos vamos a acordar durante mucho tiempo.

Cuando se constate que esta medida, que cuesta más de 6.000 millones de Euros, agota "prácticamente" el margen de maniobra del Gobierno para tomar medidas discrecionales de cara a la desaceleración de la economía, entonces todo serán llantos. Quedará demostrado, tarde o temprano, que poner calderilla en el bolsillo de los ciudadanos no servirá para mitigar los efectos de la tormenta que viene. Es una medida que nace de una calentura semántica, de hablar más de la cuenta y de un ajustado final de campaña, y que no deja de representar una respuesta electoralista, efímera y de efecto muy limitado frente a la situación en la que estamos entrando.

El gobierno debería de admitir que esa medida es un error estratégico y tirar marcha atrás. Queda mucha crisis por delante, en el segundo trimestre la economía española probablemente crecerá en negativo oficialmente, y el ejecutivo debería de contener el gasto a espera de lo que pueda ser preciso. Por lo menos ese consumo público no debería de malgastarse en asuntos parvularios como este.

La caída del empleo y frenazo evidente de la economía española precisa de intervención estructural en los sectores productivos y no en un incentivo estéril del consumo. ¿Alguien puede creerse que 39 Euros más al mes durante 6 meses supondrán una mejora en los círculos productivos? ¿Evitará la sangría de nuevos parados? ¿Permitirá amortiguar un IPC desbocado? ¿Por qué una renta de 120.000 euros al año tendrá la misma deducción que otra de 12.000? Todo es un enorme insulto a la inteligencia y una enorme irresponsabilidad que vamos a pagar con creces todos juntos y en orden alfabético.

El gobierno no utiliza bien los recursos. Cuando admiten que la desaceleración es más profunda de lo esperado, cuando digieren los datos de crecimiento con revisiones puntuales que ponen en duda sus directrices macroeconómicas y cuando resulte evidente que el superávit haya desaparecido, entonces conoceremos que es eso del recorte drástico del gasto público. Lo malo es que eso sucederá y lo hará cuando más necesario sea invertir en gestionar un cambio estructural en el modelo de crecimiento y en subsanar los dramas personales y familiares que se multiplicarán exponencialmente en los próximos meses.

Lo inadmisible es que tanto caos sale gratis. El Partido Popular no ha hecho ni una sola propuesta en materia económica creíble en los últimos meses, no aporta capacidad crítica ni censura al gobierno. Es vergonzoso observar la merienda caníbal a la que se han abocado los futuros responsables de la oposición. Es de juzgado de instrucción lo que está sucediendo. Un gobierno haciendo lo que le place, sin línea argumental seria para afrontar un cambio de ciclo gigantesco, un Partido Popular obviándolo hasta el punto que parece que se la traiga al pairo, pendiente de sus pegajosos asuntos, los partidos nacionalistas tirando hacia todas direcciones y los españolitos pensando que no debe ser tan grave, mirando ofertas para este verano, cruceros y pellizcos.

Negociame  Wikio2