EL PARO COMO REFLEJO

Celestino Corbacho ya pronosticó que la destrucción de empleo continuaría hasta julio de 2009. Y si lo dice el ministro pues será verdad. No obstante, nada parece indicar que esa previsión tenga algún fundamento consistente. Podemos poner fechas al repunte económico pero no parece que vaya a ser a mediados del próximo año. Más bien, por esas fechas, estaremos en el peor momento, en la fase más profunda de la crisis. Sin embargo, si el ejecutivo tuviera razón, y la luz al final del túnel empezara a verse dentro de un año largo, ¿estaríamos ahora o no en crisis? ¿Destruir cerca de un millón de empleos es una broma de mal gusto o es una característica evidente de un escenario crítico? El ejecutivo sigue eludiendo su obligación de ser claro y transparente, fórmula imprescindible para empezar a adoptar medidas impopulares pero improrrogables.

Hoy hemos sabido que el mercado laboral vuelve a activar las alertas. El número de parados registrados aumentó en 37.542 personas, en el que es su primer aumento en abril desde el año 1996. El resultado es que en los últimos 12 meses, desde abril de 2007, el número de desempleados en España se ha disparado un 15,5%, en 315.393 personas. A estas alturas nadie cree las nuevas proyecciones del Gobierno que cifran una tasa de paro a finales del presente ejercicio del 9,8%. Estoy convencido que el paro alcanzará la cota del 15% para finales 2009, principios de 2010.

Diseccionando, sabemos que el deterioro de nuestra economía sigue batiendo todas las marcas. Dos factores que influyen de un modo determinante en materia laboral son por un lado que el consumo doméstico sufrió una caída histórica en marzo, y por otro que el índice de confianza de los consumidores está en el punto más bajo de su historia. Estos dos factores por separado son coyunturales, en común son estructurales.

Los datos de paro suelen ser reflejo a posteriori de una situación económica, es decir, se perciben después del prinicipio de desaceleración. Primero se detiene la máquina y luego se deja de contratar o se empieza a despedir. Si el desempleo aumenta con tanta violencia como ahora está pasando, quiere decir que el frenazo de los últimos meses ha sido muy acusado.

El paro desciende en Baleares y Euskadi y aumenta de un modo excepcional en Andalucía y Cataluña, que suponen la mitad de todos los desempleados nuevos.

Por cierto, me parece importante destacar, cosa que supongo no sucederá en la mayoría de medios, que la Fundación de Cajas de Ahorro ha vuelto a recortar sus previsiones económicas y esta vez lo ha pintado muy negro: prevé para 2009 un paro del 11,3% y un incremento del PIB del 0,9%, la peor de las cifras hasta la fecha, y de cumplirse nos conduciría de cabeza al precipicio del crecimiento negativo de largo plazo.

Negociame  Wikio2