MEDIDAS INSUFIENCIENTES

Ahora resulta que nadie esperaba un ajuste tan severo de la economía española. Todos los indicadores de empleo, consumo y crecimiento apuntan que pintan bastos y sin preliminares. Hay quien afirma no haber visto nada igual. En los círculos financieros y de inversión se afirma que el ajuste de expectativas es dramático e inédito incluso para los más viejos. Hemos pasado de crecer en el tercer trimestre de 2007 un 1% a, con toda seguridad, decrecer en este segundo de 2008. Ni los que hicieron las previsiones más pesimistas han acertado. Sin aspavientos debo recordar, pues deseaba equivocarme con todas mis fuerzas, que aquí y en espacios similares ya advertimos que el acantilado estaba a pocos metros y que la gran bola de mierda se acercaba sin que nadie pudiera detenerla. Dijimos que no era cuestión de quien y como gobernaba, que era un cambio de ciclo, más sistémico que coyuntural, que era inevitable el accidente. Sólo se quería motivar, estimular que se pusieran en marcha algunas medidas que amortiguaran el golpe. Las elecciones y su miserable aureola opaca que todo lo ensucia obligó a retener la gestión de la crisis incipiente. Ahora es tarde para algunas cosas pero no para otras.

El gobierno ha dispuesto algunas medidas macro que parecen indicar un buen camino. Tarde y con poca intensidad pero que podrían adelantar la recolocación de la franja de quiebra social en un escalón algo más alto. No es para dar saltos de alegría pero menos da una piedra. Según parece, las claves que el único ministro del que espero algo, Miguel Sebastián, ha plantado como imprescindibles para sondear soluciones son: ampliar en 35.000 millones de euros las lineas ICO para Pymes, el Plan Renove para rehabilitaciones, la liberalización del sector transporte, energía y telecomunicaciones, privatización parcial de AENA, separación de mercancías de RENFE, reducir en un 70% la oferta de empleo público, fomentar la competencia de puertos y una ley de suficiencia energética.

No se que decir. Parece que van en la buena dirección pero encuentro a faltar medidas para atajar la inflación, para reformar las pensiones o medidas para crear parque de alquiler y abandonar de una vez por todas la quimera de las viviendas de venta de VPO y tantas otras opciones que me parece todo un poco débil para enfrentarnos a la tormenta perfecta.

Negociame  Wikio2