THE BIG WAVE

SrfDedicado a los que este agosto vayan a tirar de tarjeta, a atragantarse de calamares en cualquier playa o a retorcerse de gusto en alguna capital europea. Dedicado a su regreso, cuando deban hacer cola en el paro. Miles de españoles no saben todavía que son cadáveres, no tienen ni idea de que su aparente seguridad laboral está zozobrando. Los tentáculos viscosos de la crisis acarician a todo y a todos. Los restaurantes hablan de arañazos en sus cajas, los comercios lo hacen sobre unas rebajas que parecen de juguete. En todas partes cuecen al vapor y ya no es una cuestión de altos costes en el ámbito inmobiliario, o de rentas caras para gestionar un negocio, no, el problema es que no se vende ni una flauta de caña. Y es que la expansión de la crisis está siendo brutal.

Vamos por partes y veamos el globo en el que vivimos. Por ejemplo, y por empezar con algo. La previsión de crecimiento del PIB para el año en el que estamos ha
sido revisada recientemente a la baja y encuadrada en el 1,6%. Recordemos que se llegó a hablar desde el gobierno de que creceríamos al 3,2%. Si
tenemos en cuenta las cifras discutibles de la contabilidad del Estado,
el crecimiento del primer trimestre que fue del 0,3%, el segundo del 0,1 y que la afiliación a
la Seguridad Social ha caído un 0,5% en términos desestacionalizados y
la productividad solo ha crecido un 0,2%, podemos deducir que la tasa de crecimiento del tercer trimestre rondará el -0,1% o el -0,2%. Además, si entramos en el análisis
de otros factores como el consumo o la propia inversión que no hacen
más que caer, los números de la segunda parte del año van a ser mucho
peores.


Cada vez tengo más claro que el 2008 acabará en negativo
, que no será
preciso esperar al 2009 para vivir en recesión. A todo esto a uno se le
viene a la cabeza eso del crecimiento corregido por el Ministerio de
Economía que habla de una tasa del 1,6%. ¿De donde sale eso? ¿A quienes
quieren engañar? Una cosa es que el gobierno no pueda ser
catastrofista y otra que nos tomen por idiotas
¿Es lógico que el
ministro mienta u oculte cifras de escalofríos? ¿Es permisible que
también falseen la realidad los analistas y agentes de las grandes
operativas financieras españolas? ¿Qué criterio siguen los consejos de
algunos bancos para pagar a inútiles que corroboran unos números que no
se aguantan ni con una ecuación de bachillerato?
¿Creen que mentir
garantiza que la crisis no les arañará la cara?

Sigamos, no todo acaba con el crecimiento y su numerología de juguete, hay
otros elementos para temblar e indignarse. Sin ir más lejos las cifras
de paro, donde la previsión es de que a finales de año estemos en tasas
del 10,4%, supone una tomadura de pelo pues al cierre de junio ya lo
habíamos rebasado ligeramente. Si las cifras de desocupación son malas,
peores son las de creación de empleo
. El gobierno asegura que se crea
empleo. Deberían de pedir perdón por decir cosas así. Según el
Ministerio de Trabajo, se han creado 22.000 puestos de trabajo más. Si
se usa el método oficialmente reconocido en los países de nuestro
entorno, el que se reconoce en ciencia económica básica o como de echo
lo hacen en Estados Unidos, Francia, Alemania o Gran Bretaña, es decir,
con el análisis desestacionalizado, sabemos que en el último trimestre
la cifra real de ocupados cayó en 140.000 personas, que no deja de ser
interesante compararla con la de los últimos 20 años, pues se destaca
como la segunda peor. Si tenemos en cuenta que esto no ha hecho más que
comenzar, sería interesante atender a la que se nos viene encima
. El
ajuste de plantillas en otoño, los cierres masivos de comercios y
fábricas va a poner en la calle a miles de trabajadores de todas las
nacionalidades, especialmente la española. Vuelvan a llamarme agorero,
apocalíptico, irracional, que me lo trago todo, pero recuerden que el
paro a 31 de diciembre alcanzará el 13%
según el método inventado por
el INE hace un par de años que equivaldría a un 15% siguiendo métodos
de cálculo parecidos a los de los años noventa.  Del 2009 no es
necesario hablar, ¿verdad? es fácil de prever por donde irán los tiros.
El suicidio será una opción más. Será duro desprenderse del todo
terreno, de la casita en la playa, de aquellas vacaciones, de aquella
escuela privada, de aquel reloj, de aquellas cenas y formar cola, como
un boliviano más en las oficinas del INEM.

Pero no se preocupen porque dicen que hay una solución. El ejecutivo
dice que el sector exterior será el motor del crecimiento en breve. Les
aseguro que hay días que lo mejor sería no levantarse, o que no se
levantaran ellos.
Sobre un aporte del exterior del -0,7% al crecimiento en el año
2007, dice el gobierno que en este año se pasará a uno del 0,4%. El
problema es evidente y no acepta ese cálculo ni metiéndolo con
torniquete. Lo único que se sabe es que en el primer semestre del año el déficit comercial que ha
batido todos los récords.

También sabemos es que nadie hablará de que la hucha está
llena, que gracias al superávit podremos hacer frente a la crisis. Se
ha esfumado y añade leña a un fuego que arde con violencia. Unas brasas
que se componen de todos los factores necesarios. Ya no sólo parte de
un ajuste brutal de la economía real y macro, también ha llegado a la
financiera. Los bancos y cajas españoles están navegando en dirección a
la tormenta perfecta
y nadie sabe como rodearla. Por ejemplo, para
esconder la recurrente lista de impagados por parte de empresas
vinculadas al sector inmobiliario, esas cajas u esos bancos están
aceptando suelo y viviendas a precios muy superiores al del mercado
actual a fin de salvarlas de la suspensión de pagos.
Lo hacen por un
motivo muy simple: cuando una entidad crediticia acepta ser concurso en
un ejecutivo está obligada a aprovisionar la deuda, cosa que en estos
momentos demostraría el pésimo estado de dichas entidades. ¿Y que
quieren que les diga? Si malo es aceptar la situación peor es obviarla.
La irresponsabilidad de hacer esto supone ampliar el desajuste del
sistema hasta puntos inéditos. Sin entrar en cifras brutas, a finales
de 2009 la crisis financiera de este país será de dimensiones
absolutamente apocalípticas, supondrá el desencaje más contundente que
se haya visto hasta la fecha
.

Aun todo esto, y paralelamente a la ruina social, considero que hay algunas opciones de negocio que sean capaces de reconducir a partir del conocimiento y será
bueno apostar por proyectos que permitan emprender, donde el talento, la
imaginación, la sabiduría financiera, el malabarismo numérico y la
valentía serán requisitos extremadamente necesarios en una coyuntura
como la que se avecina. Me dedico a eso, establezco las herramientas si
las hay para surfear por encima de la crisis y les aseguro que cada vez
se está haciendo más difícil. Las olas son gigantescas y cada vez se
divisa con más claridad “the big wave”.

Bueno, quisiera decirles que ustedes escriben este blog tanto como yo que lo firmo. Si me
volvieran a premiar deberían ir ustedes a recoger el galardón, pues
aprendo de sus aportaciones y me sirven para establecer criterios
nuevos, hacen más interesantes los posts e incrementan el número de
lectores. Incluso en algunos casos he establecido escenarios de amistad
con algunos. Por eso, espero y deseo que este mes de agosto puedan
disfrutar de algo parecido a unas vacaciones. Háganlo, beban, coman y
gasten a crédito si quieren, porque será preciso tener buenos recuerdos
en la recámara.
Estoy convencido de que vamos a sufrir muchísimo y, por
desgracia, me da en la espina dorsal que de nuevo no me equivoco. Ya no
hay marcha atrás, lo diga el que manda, el que quiere mandar, la
familia de todos ellos o el párroco del pueblo. Vaya mierda amigos…

Negociame  Wikio2