ESTIMULO CERO

EsperaMe preocupa el pacto de silencio que protagonizan políticos, empresas y medios. Los primeros llevan haciéndolo hace una eternidad, cuando recibían datos objetivos de que la cosa se complicaría, los segundos por no perder ayudas gubernamentales y poder amorrarse al plato de lentejas y los terceros por inutilidad manifiesta. Me preocupa porque los cadáveres de esta fiesta somos los ciudadanos, votantes o abstencionistas da igual. El PSOE lleva cinco años en el poder. Lleva cinco años en estímulo cero. Este gobierno socialista pasará a la historia como el más nocivo para la sociedad española. La oposición actual pasará a la historia como la más inútil de todos los tiempos. Era difícil superar al último Felipe González y a Hernandez Mancha, pero lo están logrando unos y otros.

El gobierno y las financieras saben perfectamente cual es el precio
final de esta merienda. No dicen ni este barro es mío, callan o
publicitan medidas inservibles. Ellos lo saben bien y esperan que el
tiempo calme la sensibilidad social, esperan que se nos duerman los
brazos y las piernas, que nuestra epidermis no sea capaz de calibrar el
mayor engaño sociológico vivido jamás en este país. Nos daremos cuenta
cuando nos llegue el manotazo, con los golpes de efecto que no sirvan
para aliviar el dolor. Dan auténtica pena, oposición y gobierno
enzarzados en discursos inútiles, estériles y alejados del asunto
principal. Dan asco absoluto todos los que pretenden hacer carrera de
la desmemoria y de la dejadez de responsabilidades. Toca mojarse y
hablar claro, explicarle a la gente que su vida, como ahora la
entienden, va a empeorar en breve y que es posible que, a largo plazo
en términos que ahora no valoramos suficientemente, pueda mejorar.

Incluso yo he caído en la trampa. Hablo de la crisis internacional y me
olvido de la lista de mentirosos que en parejas y en fila india
desfilan por nuestro escenario político. Descaradamente ocultan la
realidad. Zapatero se siente importante y tranquilo en París, porque
mientras se arropa entre mandatarios europeos parece que la crisis
específica española pasa inadvertida. Además le permite simular eso de
que la banca española es la mejor situada para cuando llegue el
verdadero tsunami y que por eso puede ser avalada con 100.000 millones
de Euros para los famosos Fondos de Garantías. Es de retorcerse, es el
cuento de Lady Chaterlain. Recuerden que los que avalan al final de
todo este absurdo conteo somos los españolitos de a pie.

En este blog todos hemos caído en la trampa. Lo que le gusta al PSOE y
a su líder en concreto es que entremos en la utopía, que naveguemos por
el universo no terreno y que hablemos de lo más lejano y global. Es
cierto que el planeta, a estas alturas, ya gira en dirección contraría,
pero debemos todos identificar el sofisticado sistema de falacias que
desde Moncloa se emiten con el apoyo incondicional de la oposición y su
mundo de colores pastel.

Por ejemplo, con respecto a las claves de la propuesta de juguete del Gobierno cabe decir:

  1. Para sostener la actividad financiera el gobierno espera transmitir
    confianza en los bancos y cajas. Lo quiere hacer para que estas no
    sufran. La excusa es salvar empleos, la realidad es muy distinta.
    Cuanto más hablan de la inmejorable salud del sector más miedo me da.
    Además sabemos que no es cierto. Así de claro.
  2. Después de revisar todo el papeleo no hay fechas ni disposiciones de
    cumplimiento de las mismas. No hay una estrategia clara de implantación
    de las medidas porque estas dependen de un detalle que es muy
    importante, el dinero no es del gobierno y depende de la ejecución de
    unos avales que los propios bancos deben certificar con respecto a los
    depósitos que puedan gestionar. En resumen, es absurdo pero el gobierno
    quiere avalar con el dinero de los avalados. Me suena, es como cuando
    piden un crédito y te dicen que deposites un aval por el mismo importe.
  3. Financiar a través de la deuda pública es muy diferente que hacerlo a
    partir del déficit público. Es decir, serán las entidades financieras
    las que deberán reaccionar ante la mayor operativa de solicitud de
    crédito que ha vivido este país. Ahora imaginen que las empresas no
    piden crédito, que ya no hay nada que pedir, que no se vende, que el
    valor se dispondrá a pagar pólizas en vencimiento y no a inversión.
    Parada técnica se llama.
  4. Comprar activos que sólo sean de máxima calidad es inviable. Se
    desconoce cuales son, aquí, en EUA y en el planeta Marte. Lo de la
    garantía cinco veces mayor a la que hasta ahora había ya lo analizamos
    ayer, pero no deja de ser sintomático del escaso sentido experto que
    tiene nuestro gobierno para interpretar el problema real: que todo dios
    se va a ir al paro. Es muy sencillo, los problemas financieros son muy
    atractivos, parece que somos parte del complejo sistema mundial de
    valor y crédito, pero España tiene un problema fundamental que las
    tasas de desempleo empiezan a trasladar con contundencia. Estamos
    entrando en una crisis sin precedentes, agudizada por el agujero negro
    planetario, pero la nuestra tiene condicionantes dramáticos que no
    parece que nadie acepte e intente amortiguar.
  5. ¿Cómo piensa el ejecutivo diferenciar los activos sanos de los tóxicos?
    Y una vez identificados (no vale reír) ¿como llevará a cabo la
    adquisición?, ¿cómo determinará el precio a ofrecer a las entidades?

En definitiva, que el papel aguanta hasta un discurso de Zapatero, un
informe de Solbes y un resbalón en verso de Soraya Sainz de Santamaría.
Un desastre bíblico.