LA VERDAD DEL FONDO DE GARANTIA

Algunos ya han empezado a dormir tranquilos. Los ministros de Economía de todo el mundo dieron ayer su apoyo “enérgico” al plan de acción contra la crisis financiera internacional emitido este viernes por el G7. Durante esta semana las bolsas del mundo recogerán con alboroto este “notición”, hasta el punto de que algunos pensarán que lo peor ya ha pasado. Peor para ellos, más difícil les resultará entender lo que en realidad está pasando. Como las medidas anteriores, esta fracasará.
Poco a poco se van agotando las salidas de emergencia. En nuestro país algunos ya están interpretando claramente el asunto y están retirando cuidadosamente sus ahorros de las entidades pequeñas y las están pasando a las grandes. Pero eso ni es bueno ni es malo, es absurdo e ineficaz. Recordemos que aquí ya hace tiempo que sabemos que el dinero ya no es dinero sino arroz.

Para que comprendamos las trampas del Fondo de Garantía debemos saber que:

  1. Las aportaciones que realizan las entidades bancarias son las que conforman el Fondo.
  2. El Fondo de Garantía de Depósitos está diseñado para cubrir problemas puntuales, pero no una crisis del sistema.
  3. El Fondo cuenta con 6.500 millones de Euros y no aumenta aunque se haya ampliado el límite a cubrir en caso de quiebra de alguna entidad. De momento las cuotas de las entidades que lo conforman no han sido modificadas.
  4. Es curioso, pero el Estado no es ningún avalista para los depósitos. Lo pretencioso del tema es que la decisión de aumentar su calibre fue tomada por los ministros de economía europeos, un foro que no es vinculante sobre un organismo privado.
  5. Como no aumentan las cuotas que los bancos y cajas aportan al Fondo, los que acabarán pagando esa ampliación serán los ciudadanos.
  6. En Europa no hay garantía real del depósito global de los ciudadanos. De hecho no hay ningún estado lo suficientemente solvente para aguantar una huida de sus depósitos. Ni Irlanda, Alemania, Dinamarca o Grecia, por mucho que los hayan garantizado totalmente institucionalmente.
  7. Nuestro Fondo ya no se puede nutrir de aportaciones del Banco de España como sucediera en los años ochenta. Ahora Europa no permite esa práctica por lo que aunque audite el Fondo, el Banco de España no puede ayudar financieramente este órgano.
  8. Para una situación sobrevenida muy grave, el Fondo tiene la opción de endeudarse con la emisión de deuda pública.
  9. Es importante desmitificar el Fondo de Garantía. Es un organismo que sólo es capaz de salvaguardar el sistema de un modo puntual.
  10. En España, por ejemplo, hay medio billón de Euros en depósitos y el Fondo, como he dicho antes, no sobrepasa los 6500 millones. Una crisis de sistema no soportaría la embestida ni diez minutos.
  11. El Fondo de Garantía de Depósitos fue un invento para actuar sobre crisis de entidades financieras de un modo puntual. No habría opciones reales de soportar, ningún fondo lo lograría, una quiebra del sistema.
  12. Se dice que el sector bancario español es el más robusto del mundo pero eso no es cierto. Hay entidades que están al borde del colapso por su mala cabeza. Los que nos movemos en ese escenario sabemos los nombres, los protagonistas y las fechas para los cerrojazos.
  13. Por cierto, si en España revienta una de las grandes entidades, sería necesaria la mitad de los Presupuestos Generales del Estado para que el Fondo de Garantía cubriera a sus clientes desolados.

En resumen, que es casi mejor mantener los depósitos en las entidades de menor tamaño pues si quiebran, el Fondo de Garantía podrá cubrirla en su totalidad, pero si es una grande la cosa será imposible. ¿Se imaginan que se desmorona la Caixa de Manlleu? Es fácil pensar que ésta, por su envergadura, sería cubierta por el Fondo, pero piensen ahora en una hipotética fallida del Banco Popular por nombrar a alguien. Claro.

Tengo claro que habrá entidades que se llamarán de otro modo, que se fusionarán las unas a las otras, conformarán conglomerados de entidades de vergüenza ajena, nos inventaremos salidas a bolsa, todo el sistema pasará a ser cajas por bancos, habrá entidades intervenidas, habrá otras que nombraran y desnombrarán expoliticos de renombre para que hagan el trabajo sucio, se negará la mayor, simularan cuadros contables que tarde o temprano se verá como son, no permitirán que bajen los precios de los bancos, atenderán a programas de estimulo emprendedor y cosas parecidas, pero al final, lo que sucederá es que si cae una, caerán todas. Dependerá de si cambiamos de gobierno y si ese gobierno aceptará religiosamente todo el cúmulo de órdenes que en un par de años Europa empezará a extender por ser incapaz de mantener este dispendio llamado estímulos. Es cuestión de tiempo que Grecia, Portugal, Irlanda, Italia y España, sin descartar Bélgica y Francia sufran las órdenes de reducir sus gastos y de subir impuestos pues el dinero y la impresión de billetes tarde o temprano Alemania verá que es un riesgo que no puede soportar. Veremos que pasa.