ACLARACIONES SOLIDARIAS

Los que me conocen saben que una de mis pasiones es la literatura japonesa clásica. Kawabata, Mishima o cualquiera de los autores de las novelas-haikus abren una puerta imaginaria que me sumerge en escenarios simbólicos muchas veces necesarios para apartarse de tanto gesto y tanta parida. Junichiro Tanizaki es el que lo logra con mayor intensidad. Para los que no le conozcan, os recomiendo el texto inquietante de “La madre del capitán Shigemoto”. Habla de tatuar mensajes. De hacerlo en el brazo débil de un niño de cuatro años que acabará siendo capitán. Habla de cómo toda la vida un hombre crece con el mensaje de amor furtivo de su madre a su amante en el brazo.

Esa metáfora de vivir con el discurso equivocado y en el espacio incorrecto me hace pensar en cuantas ideas buenas se quedan en el camino. La idea de que el texto de amor ilegal crecía a la vez que crecía su lienzo me sugiere como engordamos el discurso oficial aunque este sea el oficialmente antisistema. Es público y notorio que estoy hasta las narices del sistema y de sus colores pálidos, pero a veces ofrece alguna opción interesante a la que aferrarse.

La Maratón de TV3 no es una tele maratón al uso. Si fuera el típico carrusel subastero televisado no participaría. En este caso lo que hace la televisión catalana es concentrar en un día de emisión el esfuerzo de centenares de entidades y miles de personas que durante meses llevan trabajando desinteresadamente en la estructuración para la captación de fondos. El método que se escogió hace años y que ha resultado ser un éxito es la elección de un tema central y aportar información, formación, casos y debate. El resultado es un conocimiento de la problemática en cuestión de un modo muy amplio, la implicación de miles de personas que no se limita a un solo día mediático y la recaudación de muchísimo dinero que se destina a las entidades que trabajan ese tema. En esta edición la coordinación de la campaña alrededor del evento corre a cargo de la Agencia de Comunicación Bassat & Ogilvy. Cink y yo mismo hemos aceptado una propuesta que esa empresa nos hizo para, en el tiempo record de una semana, poner en las redes sociales su historia. Aceptamos encantados y así lo hemos hecho.

El orgullo profesional es porque nos lo pidieron a nosotros y personal por poder participar en este proyecto de un modo activo. Además este año el tema me toca de cerca puesto que las enfermedades mentales son el patrón por el que girará el programa y, por desgracia hace poco tuve que asistir al entierro de alguien muy especial para mí, a quien una depresión se llevó por delante.

Con respecto a algunas cosas que a veces escucho y leo, me viene a la cabeza algo que mi escritor japonés favorito escribía: “Algún día tengo que probar eso de vaciar mis tripas oyendo caer mansamente la lluvia, en un oscuro retrete de madera entre helechos y musgos…”.