ECONOMIA INEXACTA

La Fundación de las Cajas de Ahorro arremete con ímpetu justo el día que media España sueña con que una lluvia de dinero fácil caiga sobre sus cabezas. La verdad pesa y los análisis cuando son realistas y juegan con datos objetivos acaban por hablar de desastre general. Funcas ha obviado los intereses gubernamentales, la prensa de teletipo y los abúlicos miembros de la oposición desde hace tiempo y, por eso, son fuente creíble. Aunque tardaron algo más que la blogosfera, esa fundación ha ido acertando sus previsiones con enorme exactitud. Aquí solo nos hacemos eco de los análisis de la LEAP o de Funcas. Según los cálculos del Gabinete de Coyuntura y Estadística del organismo, el PIB registrará un crecimiento negativo del 1,5% en 2009, con una tasa de paro que repuntará hasta el 15,9% y alcanzará el 18% en 2010. El precipicio está justo a nuestros pies y para darse cuenta sólo hayu que revisar los datos publicados sobre la facturación y destrucción del empleo en el sector servicios que se ha evidenciado en octubre y noviembre. Las caídas no tienen comparación alguna con nada que haya pasado antes.

Pero ahora bien, Funcas intenta ser optimista y aunque habla de que la salida de la crisis será lenta y que la recesión será profunda, insinúa que para 2010 empezaremos a crecer al 0,5%. Eso no se lo creen ni hartos de vino. El crecimiento negativo no sufrirá un cambio de tendencia hasta bien entrado el 2011 y sólo para ser sustituida por una parada técnica de la economía. El no crecimiento asediando al no decrecimiento se llama “economía inexacta” un término que se acuñó en gestión alternativa de cuentas americanas en la década de los 30.

Otra de las previsiones de Funcas apuntan a una caída del empleo de 680.000 puestos de trabajo en 2009 y de 250.000 en 2010. La inflación, por su parte, alcanzará tasas medias del 1,8% en 2009 y del 2,5% en 2010, de acuerdo con sus estimaciones. De nuevo la benevolencia hace estragos. Veamos, durante la tertulia económica de Onda Cero del viernes alguien me acusó de lanzar datos y cifras alocadamente sobre el paro. Por supuesto alocados para él, ya que me basaba en el tipo de cuentas que formula el Ministerio hace años, antes de que “el efecto Caldera” situara fuera de las listas a casi un millón de “personas en condición formativa”. Si, como dice un amable lector, me basara en el Eurostat, ya hablaríamos de casi el 13% de paro y de cuatro millones de personas sin trabajo en este país que vive en la mentira y la falacia oficial. Me fío más del patrón estadístico europeo que el del juez y parte.

La economía inexacta como valor de análisis nos daría que en 2009 llegaremos a los 5 millones y en 2010 continuará aunque menos. Llegaremos a los 5 millones largos de parados. Una tasa del 20% a mediados de ese año nos pondrá en los telediarios toda la crudeza de la situación. Las tensiones sociales que se nos vienen encima van a ser inéditas en este país. Por desgracia ya no queda espacio ni tiempo. Ahora toca esperar y diseñar escenarios empresariales que complementen paralelamente esa situación. No debemos dejar de crear, innovar, apostar, emprender y buscar opciones para salir de esta situación de manera individual y privada. El sistema dará a cada uno lo que se merezca. A otros, los que nos metieron en este estercolero, no tengo claro que les va a pasar.