UN MILLON DE PREGUNTAS

TeleCerca de un millón de personas ya han agotado el paro. La mayoría todavía poseen alguna cobertura de carácter personal o familiar pero nada más. A partir de ahora poco a poco el número de familias sin ningún tipo de apoyo más allá de la beneficencia irá en aumento. El descuento de parados con subsidio empezará a ser paralelo al aumento de nuevos desocupados. A medida que la primera cifra vaya aumentando la fase más crítica de la
crisis doméstica que ya vivimos se irá convirtiendo en un asunto de
difícil gestión.

Zapatero lo sabe y espera que sus medidas enfocadas a reducir el impacto de ese aumento de paro tan pronunciado hagan efecto y esa ecuación no sea tan negativa. También sabe que durante las dos primeras semanas de febrero el cobro de los pagos a crédito de Navidad empezará a ejecutarse y el drama estará servido.

Con respecto a los planes de última hora del gobierno, estos permitirán amortiguar la sangría de pérdida de empleos. En algunos municipios con brigada municipal de obras no se reflejará con tanta claridad puesto que esa lluvia de millones irá destinada a mantener puestos de trabajo y no tanto a los nuevos contratos. En los municipios sin ese personal interino se producirá un “efecto espejismo” gracias a los temporeros del ladrillo que actuarán en obras no estratégicas.

Precisamente la urgencia en presentar esos proyectos que deben beneficiarse de ese Plan de Desarrollo ha obligado al impulso de actuaciones en infraestructuras no prioritarias. Cementerios, pistas de tenis, césped en campos de fútbol, piscinas, nuevas salas de plenos, mejoras de iluminación de polígonos, cambio de cerámica en baños de bibliotecas, etc. ¿Cuánto se juegan a que mañana en “Tengo una pregunta para Ud.” el argumento que el Presidente esgrimirá para soportar los problemas de paro será ese plan de los 8.000 millones?

A cuestión de eso me pregunto, ¿Cuántos blogueros hay entre los 100 ciudadanos que mañana “interrogarán” a Zapatero?, ¿Por qué no hacen “las redes sociales tienen un millón de preguntas para usted”? ¿Por qué la política, la administración y la prensa, cuando de verdad debería de afrontar riesgos, no asumen la potencia de un “Tenemos millones de preguntas 2.0 para Vd.”?