DECISIONES ERRONEAS

CrisisLa extraordinaria civilización de la isla de Pascua se extinguió por culpa de sus dirigentes. Parece imposible que una estructura social tan compleja y sofisticada, capaz de erigir aquellas maravillosas figuras antropomórficas, pudiera desaparecer sin dejar rastro. Pues pasó. Aquel pueblo estaba dirigido por una clase dominante cuya obsesión y único objetivo era construir estatuas cada vez más grandes y monumentales. Para transportarlas tuvieron que ir talando árboles de forma masiva y, en concreto, necesitaron una planta gigantesca que soportaba el ecosistema de la isla.

Los líderes tribales querían el "moai" más importante y fueron destrozando su isla poco a poco hasta el punto que la arrasaron. Es un caso muy ilustrativo, pues los jefes que disputaban su capacidad arquitectónica sabían que era un suicidio continuar a ese ritmo. La mayoría de ellos pensaron en detener esa locura pero creían que si paraban el resto continuaría haciendo lo mismo. En un momento determinado se reunieron para decidir que hacer. Seguir o no. La comisión concluyo por mayoría continuar por que, según ellos, la isla no corría peligro. La mayoría estimo que aun desapareciendo los árboles el futuro estaba garantizado. Era una verdad por mayoría absoluta, sin embargo no era cierta. La isla de Pascua hoy es un cementerio conceptual. Seguro que no precisan de que les muestre hacia donde esta especie de metáfora. Además, cada vez tengo más claro que no es signo de buena salud estar bien adaptado a una sociedad enferma. Piensen detenidamente en el silencio que nos rodea