DESDE OTRA OPTICA

De nuevo nos encontramos ante el síndrome del teletipófago. Una vez han aparecido los datos de que el PIB español se contrajo un 1,1% entre el cuarto trimestre de 2007 y el de 2008, todos los medios han copiado sistemáticamente la nota de prensa oficial. Esa en la que se advierte de que hemos entrado en recesión oficialmente y todas esas gaitas.

Podemos leer en todas parte que “la tasa negativa intertrimestral es superior a la registrada en el tercer trimestre de 2008 y que el PIB generado por la economía entre octubre y diciembre de 2008 contrasta con el crecimiento positivo obtenido en el mismo periodo del año anterior, frenta al que cae un 0,7%”. A esto lo suelen sazonar con aquello aun más aséptico que dice: “por agregación temporal de los cuatro trimestres, el crecimiento real del PIB en el conjunto del año 2008 se estima en un 1,2%, en línea con las previsiones realizadas por el Gobierno”. Lo peor no es eso, es que, inluso, algunos medios se atreven a vanagloriarse de que estos datos son “mejor de lo esperado”.

La poca vergüenza y la escasa formación, cuando se juntan, son un cóctel explosivo, pero si eso sucede en la prensa económica, entonces estamos ante una eutanasia social. Resulta que a nadie se le ha encendido el farol y ha recontado, como hacen las agencias de prensa norteamericanas, esas tasas. Ningún medio publica que yo sepa, que estas cifras reflejan una caída anualizada del 4,3% y que por eso fundamentalmente, y en consecuencia, 2008 se cierra con un recorte del PIB del 0,8%.

Disculpen, para los que entren en cortocircuito diremos que  la tasa íntertrimestral anualizada es un método muy utilizado en los mercados financieros y sobretodo en la medición de la economía de los Estados Unidos ya que recoge la cifra íntertrimestral registrada en un sólo trimestre y la extrapola al conjunto del ejercicio.