GOLDMAN SACHS OPINA

Si, ya se que os debo unas respuestas. Llegarán. No obstante, ahora quiero señalar algo que hoy aparece en la prensa internacional y que, como de costumbre, no tendrá demasiado reflejo en la española. Resulta que Goldaman Sachs se apunta al catastrofismo financiero ibérico. Según éstos, se espera “que la banca española sufra desproporcionadamente en la próxima fase del ciclo”. Lo tienen claro y señalan concretamente a unos cuantos bancos y cajas entre las que destacan  Pastor, Sabadell, Popular y Bankinter. Argumentan las grandes pérdidas que llegarán en 2010 por culpa de las inversiones fallidas y por la capitalización contable de todo el paquete de gestión inmobiliaria. Es evidente que el maquillaje dejará de hacer efecto, como hemos dicho, durante el 2010 y será entonces cuando la insolvencia bancaria se consolidará. Créditos rotos, costes de refinanciación y tipos mínimos son un combinado de difícil digestión para una banca altamente expuesta a un modelo que se ha derrumbado a toda velocidad.

Los de Goldman Sachs advierten que ya no vale jugar esa baza contable que permite incorporar valor por resultados en mercados emergentes. Estos van a reducir sus crecimientos de forma alarmante y dejarán de ser rentables. Además, para evitar juegos de manos, la banca de análisis americana advierte que los activos sin realización (non perfoming assets) compuestos por créditos en morosidad e inmuebles adquiridos en los últimos cinco años deben ser las tasas de estudio y no tanto la variable de morosidad (non performing loans) ya que esta no refleja tan claramente la realidad. Lo indican así para que se entienda mucho mejor la caída de cobertura y el nivel de vulnerabilidad del sistema financiero español. Al parecer nuestra banca tiene una escasa capacidad para absorber pérdidas en la mayoría de los casos. Nada nuevo, pero parece que según quien lo cuenta, merece un poco más de respeto. ¿No?

Finalmente, como hemos dicho aquí muchas veces, ese fondo de garantía expuesto innecesariamente para efectos de morosidad por un lado o de quiebra de alguna entidad por otra, según Goldman es insuficiente y engañoso. Por eso se preguntan ¿que significa eso de que en España la banca está mucho mejor preparada para la crisis sistémica que en otros países? Advierten de que tapar la realidad y retrasar el efecto no concede ningún privilegio para que la crisis se viva con menor virulencia o de un modo más rápido, sino, seguramente, todo lo contrario. Mientras tanto aquí sigue siendo tabú hablar de corralito.