LA LOCURA DEL DEFICIT PUBLICO

En esta sección del blog se intentará a diario buscar fragmentos de la prensa internacional que nos cuenten las cosas como están pasando, visto que en nuestro país va a ser difícil o casi imposible que suceda, pues unos pintarán de rosa la realidad y los otros se emperrarán en demostrar que no tienen puta idea de lo que realmente está pasando. En este sentido ayer se podía leer en La Tribune francesa un artículo de Valérie Ségond titulado La loca apuesta del déficit público. A continuación os muestro un extracto muy acertado y que os propongo a debate.

“El déficit y las deudas públicas de las grandes economías estallan. El FMI que, a finales de diciembre, invitaba a los gobiernos a emprender políticas presupuestarias agresivas para evitar la deflación, hoy les pide que demuestren cuanto antes que sus estrategias de retorno al equilibrio de las finanzas públicas son creíbles: es una señal que no engaña. Se perfila una preocupación sorda respecto de la salida de la crisis. Si habiendo escarmentado por un endurecimiento de la obtención del crédito que les ha llevado al borde del precipicio, las empresas se hacen de rogar a la hora de invertir y de contratar personal para desarrollarse, el paro seguirá creciendo y los hogares tendrán que apretarse el cinturón aún más. Podría ser posible que un crecimiento sin efecto palanca, es decir un crecimiento débil, se perfile en el horizonte. Hay tres condiciones para que el endeudamiento del Estado no sea malo en sí: que prepare el futuro; que se mantenga por debajo de un nivel que no rompa las anticipaciones de los agentes privados, únicos creadores de riquezas; y que no aparezca en un entorno cíclico. El endeudamiento de los Estados sólo es soportable si los agentes privados no temen endeudarse de nuevo.” ¿Cuántos de estos tres preceptos cumple el enloquecido reto presupuestario de Zapatero?