SOBRE EL ESTADO DE LA NACION

Ahora que toca optimismo, el presidente del Banco Central Europeo Jean Claude Trichet afirma que la economía mundial se aproxima a un "punto de inflexión". El tipo se atreve a defender que en el caso de algunos países ese vuelco ya se ha producido. Debe ser porque cree que la recuperación será rápida y potente que advirte de la necesidad de que los bancos centrales tengan listas estrategias de escape respecto a sus actuales políticas para evitar la materialización de riesgos inflacionistas. Seguramente por eso, por que todo empieza a dar signos de recuperación ha puesto el tipo de interés en el punto más bajo de la historia en Europa, por eso el déficit americano roza el 13% o España llegará al 20% de paro en verano. Seguramente los famosos brotes verdes tienen que ver con una caída del PIB alemán del 6% o de la quiebra previsible de algunos países de la Unión Europea. Lo más probable es que vuelva a equivocarse como ha hecho desde que lo nombraron.

Trichet y otros están bajo el aroma de las “buenas” noticias que nadie sabe de donde salen ni porque. Ahora toca dar mensajes de optimismo que maquillan las verdaderas cifras. El control mezquino de  los medios por parte de la mayoría de gobiernos o entidades de crédito no aportan luz sobre lo que pasa. Es preocupante no encontrar datos sobre los medios de comunicación que están técnicamente quebrados o sobre las entidades financieras que las aguantan. Unos venden una crisis leve y pasajera y los otros hablan de pérdidas moderadas. La verdad es otra, que se lo pregunten a parados, autónomos y familiares. Que nadie pregunte ni al gobierno ni a la oposición, esos hoy tienen su particular partidita de dominó en el parlamento. Allí uno dirá que esto ya está, que lo peor ya ha pasado y el otro no será capaz de explicar como piensa él sacarnos de este agujero. ¡Ah! a esa merienda le llaman “debate sobre el estado de la nación”. Obviamente para saber el estado de la nación lo que menos hay que hacer en estos momentos es mirar la televisión, escuchar la radio o leer los periódicos. Hace mucho tiempo que lo comentamos, en concreto, en abril de 2007 se comentó este aspecto en algunos comentarios de este post.