CASI 90000 PARADOS MAS

La noticia del día no es que el paro remita según los datos oficiales, ni el motivo, lo verdaderamente sorprendente es que este sea el único lugar del mundo donde se crea empleo en recesión. Estamos creciendo en negativo desde hace ya algún tiempo. Hasta ahora España era un país tan mal estructurado en el espectro competitivo que con un crecimiento inferior al 2,4% era imposible crear ocupación. Pero gracias a los sofisticados planes de gestión para la innovación y el desarrollo, apoyados en un giro radical al modelo de crecimiento basado en las obras menores de miles de municipios españoles y tras estratégicos sistemas de soporte a la industria de la automoción, España está logrando el milagro: crear empleo en plena recesión. Brutal. (Léase este párrafo en tono irónico).
Lo peor no es que nos engañen por sistema, lo duro es que nadie se da por aludido. La oposición debe estar dándole a la calculadora (ya nos contarán que les sale) y la prensa económica que, salvo honrosas excepciones, publica la nota de agencia que se vanagloria del “frenazo” en la fabricación de parados. Tengo la impresión que si el gobierno hace una nota de prensa anunciando el Juicio Final para las 14 horas, la gente seguiría con sus vidas como si nada.

Como siempre, las cosas no son lo que parecen. Según los datos del Ministerio de Economía, si eliminamos los puestos de trabajo obtenidos por al estacionalidad, el  número total de desempleados creció en realidad casi 90.000 personas durante mayo. Este dato surge de coger la cifra oficial publicada por el Ministerio de Corbacho y aplicando el sistema de cálculo econométrico de otro ministerio, el de Economía que se basa en las comparativas interanuales, lo que refleja mucho mejor la estacionalidad del modelo de empleo español. Aquí aun no se entra en el más de medio millón de parados en formación, los casi cien mil que están asignados como becarios con sueldo no parados, los nuevos autónomos que abandonaron el INEM y que ahora ya no tienen sueldo ni paro y otros grupos que han logrado sacar del paquete y que la EPA suele tener algo más en cuenta. Si ajustamos esa cifra a un proceso de creación objetivo el número de destrucción rondaría los 65000 seguramente, pero eso es pura especulación, mientras que la otra es pura matemática.

En toda Europa, así lo muestra la encuesta publicada ayer, se analizan las cifras de modo desestacionalizado aunque previamente se emitan sin ese ajuste. La economía de este país crea puestos de trabajo en los meses de mayo, junio, julio y en menor medida pero tambien en agosto. Luego empieza la destrucción, lo que se debe medir es la tasa interanual de esto para descifrar un dato objetivo y no tendencioso. La causa tiene que ver con la especialización productiva del país, basada en los servicios de hostelería y la construcción. Los datos publicados hoy reflejan que tanto la hostelería como la construcción fueron capaces de reducir las listas de desempleo. En el segundo campo, el de las obras, es obvio que el famoso Plan E ha surtido un efecto puntual muy fuerte. Pan para hoy y deuda para mañana. Es decir, buenos datos a una semana de unas elecciones y malos cuando no haya modelo productivo de reserva en septiembre.

Finalmente, no es preciso ser doctor honoris causa para, una vez corregidas las variaciones estacionales, descubrir que la tasa de empleo no está creciendo en ningún sentido sino que sigue en caída libre. En marzo, la tasa interanual de desempleo crecía a un ritmo del 56,7%; en abril, se observó ya un ligero descenso hasta el 55,9%, mientras que en mayo el incremento se sitúa ya en el 53,8%.