REDES SOCIALES DELICADAS

Redes Hace más de medio año, durante una conversación con un alto cargo de una empresa promotora española, le pregunté si sabía donde pasaba la tarde su hija de trece años normalmente. El hombre, contrariado me dijo que en su habitación y estudiando. Yo le contesté que no, que seguramente su pequeña se iba a un lugar llamado tuenti donde hacía de todo menos estudiar. Me dijo que no, que eso era imposible pues traía muy buenas notas. Obviamente el bajo nivel que se exige hoy en día a los adolescentes de este país para aprobar sus asignaturas es digno de estudio y análisis, pero en este caso denotaba que, aparte de compartir experiencias, fotos, textos y videos, la chica también intercambiaba apuntes, asuntos escolares y derivados. El padre siguió negando la mayor y me dijo que eso era rotundamente falso, que confiaba en su hija plenamente. Aposté con él que si, una vez le preguntase por un escenario virtual llamado tuenti, ésta le contestara que es donde se relacionaba con sus amigas, él firmaría un contrato con mi empresa de community management durante un año. Firmó. 

Pero no era un caso aislado, la realidad es que los padres ignoran en gran medida la actividad online de sus hijos. Según un informe de Panda Security, el 54% de los padres no sabe lo que son las redes sociales y no entiende su funcionamiento. La verdad es que como directivo de una empresa que gestiona la presencia en las redes sociales de diferentes organizaciones, empresas e instituciones, me preocupan algunos elementos nocivos de este nuevo escenario. Las redes sociales reflejan el mundo presencial y lo potencian, para lo bueno y para lo malo. Sigo pensando que se acerca el primer gran crash de todo este tipo de entornos y vendrá dado por el cúmulo de informaciones tóxicas alrededor de su uso. Ahora las redes sociales viven su momento dulce. Facebook es el territorio elegido por los políticos para gestionar su presencia en los socialmedia, twitter parece que vaya a poner en jaque al régimen de los Ayatolahs en Irán y otras redes están repletas de buenas noticias. Pero el verano pasará y con él las redes sociales acumularán malas prácticas. Entre ellas surgirán las que tendrán como protagonistas a los menores.

Pienso que el concepto “red social digital” está sobredimensionado, pero también considero que puede ser un elemento que traduzca en primera instancia hacia donde va el futuro a medio plazo, por eso los errores que se van a acumular en su uso y desconocimiento me preocupan. Los principales peligros a los que se enfrentan los menores, según el punto de vista de los padres, es el contacto con los desconocidos y el acceso a información inadecuada. Los padres sin embargo, no temen que sus hijos puedan llevar a cabo acciones ilícitas, ignorando que disponen de esta capacidad. De hecho, según la encuesta de Panda, el 67% de ellos reconoce haber intentado piratear cuentas de mensajería instantánea o de redes sociales de conocidos en alguna ocasión. Además, el 87% de los jóvenes pertenece a una de estas comunidades y un 12% pasa más de tres horas diarias navegando por Internet. Pues eso.