ALGO ESTA A PUNTO DE PASAR

Cómo sabéis llevo algún tiempo hablando de que vivimos una especie de burbuja 2.0. Por eso hace unos días la web de Cink advierte de que algo está a punto de pasar en las redes sociales. Vivimos tiempos en los que el abuso de estos entornos está generando los primeros malentendidos graves y las primeras desilusiones evidentes. Es cierto que todos estamos aprendiendo, y que el futuro de los escenarios sociales están siendo escrutados desde hace más bien poco, pero también podemos llegar a algunas conclusiones. No todo el mundo debe estar en las redes sociales, tal vez no sólo. Cink ha descubierto que las estrategias digitales del futuro se alejarán de la metafísica y de la retórica y exigirán, lo necesitan ya, de un trabajo completo y más global capaz de sintetizar lo digital con lo analógico. Se precisa “estrategia en redes”.

Ahora bien, esa “estrategia en redes” no puede ser exclusivamente un figurante digital. Se precisa algo más que la famosa “conversación”, mucho más que la manida “interactividad”, se necesita “contribución real y física”. Durante el último año Cink ha  investigado, ejecutado y comprobado todos estos efectos. De hecho, los principales proyectos en los que nos encontramos actualmente responden a aplicaciones sobre relaciones complejas en un contexto de “tiempo de redes” o, lo que nosotros llamamos, “tiempos de economía en red” donde Internet y sus diferentes versiones no son más que un territorio complementario, importante, pero no exclusivo.

Pronto, Cink presentará algo nuevo. Más escucha y procesos de “read the red”. Menos listas de contactos y más conexiones reales. Cuando nacimos, ya fuimos noticia. Durante algún tiempo, algunos creyeron identificar a Cink con lo que no era. Meses después, la razón está de nuestra parte. Paquetizar acciones en las redes sociales no fue más que un modelo de gestión muy alejado de lo que se dijo con respecto de si era un modelo de negocio. Centenares de empresas están en las redes sociales por su propio pie, nosotros las empujamos en su día a ello gracias a esos primeros packs. Fue como una autoescuela 2.0, una especie de IKEA del dospuntocerismo. 

Ahora toca dar un nuevo paso. Esto va muy rápido y el que no se suba perderá el tren. Es por eso que, en Cink, seguimos pensando que no hay fronteras. Estimular entornos digitales y enlazarlos con la dinamización territorial exige de un método que surge del conocimiento adquirido en la elaboración de esos packs y de los primeros proyectos de transformación del propio entorno. Ahora somos capaces de incentivar el uso de todo tipo de herramientas digitales, sociales e interactivas, no tan solo por nosotros, sino por nuestros propios clientes.

Ahora inoculamos conocimiento en las empresas, organizaciones y administraciones públicas que nos contratan. Es por ello que tenemos la posibilidad de detectar muy de cerca los cambios que se producen en estos escenarios. Por eso sabemos que algo va a pasar; que algo nuevo está a punto de llegar: que las redes sociales y los entornos 2.0 poco o nada tendrán que ver con los que hasta el momento había.

Ante esto podemos hacer 2 cosas. Mirar hacia otro lado, seguir con el discurso abrazado al Power Point de siempre, repleto de enlaces de otros y hacer como que no pasa nada, o afrontar el reto y subirnos al tren de la vanguardia. Nuestra empresa se ha decidido a dar un nuevo salto. Nuestros trabajadores y, sobre todo, nuestros clientes, así nos lo piden. Sabemos que algo está a punto de pasar y, cuando pase y dónde pase, ahí estará Cink. Próximamente en esta misma pantalla.