MAS BURBUJA LABORAL

Han logrado que, como en las rebajas, el número de referencia no traspase una barrera psicológica. Como cuando algo cuesta 100 Euros y te lo venden por 99,90. El número de parados registrados en las oficinas del Instituto Nacional de Empleo subió en 98.906 personas en octubre y encadenó su tercer ascenso consecutivo. En sólo tres meses más de de un cuarto de millón de personas se han apuntado a las listas del Inem. En ese cómputo no figuran los casi 12000 autónomos que este mes pasado decidieron cesar en su trabajo. Seguimos en plena burbuja laboral, en pleno cuento chino. Evidentemente esos datos no tienen ninguna credibilidad pues siguen obviando un millón de personas que, según sus autores, no están en condiciones ni de aparecer como parados y sólo pueden figurar como en fase formativa. 

Sin embargo si tomamos las “cifras” vemos cosas que preocupan y mucho. El aumento de octubre de este año supone el segundo peor registro en este mes desde 1996, que es cuando comienza la serie comparable del desempleo. Es decir, después de una caida absolutamente demencial durante un año y algo, seguimos cayendo a un ritmo, que si bien es la mitad del año pasado, sigue siendo una barbaridad. No se pueden perder cada mes 200.000 empleos, estaríamos comiéndonos los ojos los unos a los otros. 

Otro dato es que la desvergüenza sigue instalada la secretaria general de Empleo subrayando que, pese a los "negativos datos de octubre, la variación interanual del desempleo lleva evolucionando a la baja desde el pasado mes de marzo. A partir de ahora puede iniciarse una recuperación que contribuya a frenar la destrucción de empleo”. 

Una vez los “motores” de la economía española ya no pueden caer más, ahora le toca el turno de la consumición al tercero. Dos de cada tres nuevos parados pertenece al de los servicios. Pero si, todo eso parece caro, lo de analizar de donde salen esos nuevos parados es de susto. En octubre, el paro subió en 16 comunidades, encabezadas por Andalucía con 20.870. Esto demuestra que la región andaluza se encamina hacia un escenario insostenible, rozando el 30% de paro y donde las políticas activas de modernización chocan con una realidad perversa. Los andaluces deben preparse para vivir sin PER, sin ayudas y con recortes en todos los campos de sus vida cotidiana. Se acercan muy malos tiempos y, es allí, donde se empezará a vislumbrar primero el drama de todo esto.

Además, por si fuera poco, la contratación, en octubre se sigue cayendo, un 14,3% menos que en igual mes de 2008. Es decir, cada vez menor reducción de paro, pero mayor es el proceso de destrucción de empleo probable. Cada día 1800 empresas cierran en este país.