Bonos Basura

Hoy me miraba esto y esto. Después de que les vendieran a paladas participaciones preferentes a jubilados y pensionistas, resulta que todo ese montón de expectativas era una montaña de mierda. Ayer, los que tenemos activados los mecanismos de alerta que publican a tiempo real la información económica desde las fuentes reales y no desde las agencias de noticias, asistimos a lo que era más que un secreto a voces. Las poco fiables agencias de calificación Moody’s y Flitch se despacharon a gusto con esos productos de cloaca financiera. Excepto las preferentes emitidas por BBVA, Santander y La Caixa, la del resto de entidades, en concreto las de Bankinter, Banco Popular, Banesto, Sabadell, Ibercaja, Caja Madrid, Caja Duero, Caixa Galicia, Banco Pastor, Caixa d'Estalvis de Terrassa, Banco Valencia, Bancaja, Caixa Cataluña, Caja Santander y Caja de canarias, fueron calificadas de basura financiera

Les aseguro que me las trae al pairo los motivos, lo único que intentarán es “justificar” esa caída de calificación sin atender el motivo real. El asunnto no sólo es un problema de una tipología de producto especulativo, no, el segmento que ocupa el riesgo es mucho más amplio y afecta a todo el modelo de negocio bancario español. El total afectado son “4 planes E” (mi nuevo modelo de medición monetaria), es decir 32.000 millones de Euros.

Pues eso, que ya tenemos algunas cosillas a niveles similares a la deuda subordinada argentina o la de Guinea Bissau. Pero por supuesto que nadie diga que la banca española y el sistema financiero local está tocado porque es de Champions League. Que no se ponga en duda que la deuda soberana española está en riesgo porque el Secretario General de la OCDE ha dicho que todo está bien. Es interesante recordar que ese que asegura que aquí no pasa nada grave es el mismo que puso al borde de la quiebra fiscal a Mexico cuando era ministro de hacienda. No obstante es cierto un dato: con anterioridad a la crisis financiera, Moody's incorporó a sus ratings el hecho del apoyo proporcionado por los gobiernos nacionales y los bancos centrales para solucionar posibles problemas con deuda subordinada. Claro, la banca soberana no está para bromas y ahora el respaldo sistémico a estos instrumentos se ha retirado, por lo que ahora todas las preferentes están en insolvencia manifiesta.

Si alguno de ustedes tiene ese tipo de producto les aconsejo que cojan de la corbata al director de su oficina y le susurren al oído que quieren más participaciones preferentes y que para ello os de un precio asumible. En unas horas el tipo en cuestión os llamará para daros la “enhorabuena” de que podéis comprar un montón de títulos a un precio “muy bueno”. Entonces le decís que vais para la oficina volando ante tan buena opción. Al llegar allí y comprobar el precio al que debéis comprar las nuevas participaciones le volvéis a coger de la corbata o de donde os plazca y le decís con tono amistoso: “perfecto, vende todo lo que yo tengo a ese precio, ¿entiendes?. 

*Quiero agraceder a Ricard sus aportaciones.