CRASH PREVISIBLE

Hoy en mi columna semanal de El Confidencial explico que tras el crash bursátil de ayer se esconde algo mucho más perverso que un simple bajón en las cotizaciones. Hablo de la creación voluntaria de una nueva burbuja para aliviarnos el escozor producido por el reventón de la que ya teníamos. Pasamos de una burbuja inmobiliaria y sus derivados a otra generada artificialmente de deuda.