El Euro Periferico

Está claro que la idea de que Grecia puede reducir el déficit del 12 al 3% en dos años es un cuento para niños. Hay expertos que señalan que las alternativas son algún tipo de default o abandonar el euro, o inclusive las dos. De hecho ya se comentó hace años que las reglas del euro generaban una fisura irrecuperable entre algunos déficits públicos de tipo crónico y que se recrudecerían en una hipotética épocas de vacas flacas. De hecho ya se habla abiertamente de que Grecia abandone el euro. Se justifica con la idea de que eso beneficiaría a todos: a Grecia para poder mejorar sus exportaciones tras una devaluación monetaria y a Europa le permitiría aliviar su difícil situación de seguir chupando de las tetas francoalemanas. En unos meses esa aportación creativa a que hacer con países en crisis y en posiciones de no retorno incluirá a otros. ¿Irlanda, Italia, España, Portugal? El miedo ya se ha perdido, ahora toca hablar de un nuevo elemento: el euro periférico.

Para que no se me pongan de dientes algunos lectores, diré que lo del Euro Periférico es una idea que nos ronda a algunos economistas pero que no responde a una predicción. Es una aportación de tipo técnico que daría alguna explicación a diversas cábalas que se hacen en algunos entornos de debate financiero y monetario a los que tengo opción de asistir.

Ese Euro devaluado y territorialmente circunscrito a un espacio concreto en crisis aparecería en base a un plan de rescate de Grecia. Este podría consistir en expulsarla a fin que pudiera devaluar pero sin volver a su moneda antigua, el Dracma. Estaríamos hablando de un euro valor mixto que rondaría entre 1:1,2 o 1,3. De este modo la eurozona podría poner en cuarentena los países que entrasen en esa línea de difícil retorno sin devaluar costes y consumos. Serían de la Unión pero con imitaciones de tipo monetario. Es el conocido efecto billete de 50 euros cuya numeración empieza con una X o una V por ejemplo. 

Supongo que me crujirán pero sigo pensando que España y otros que necesitarán políticas monetarias distintas no pueden mantenerse en el mismo modelo de cambio y que por ello es preciso dos Euros de tipología y valor dinámico. El riesgo más evidente a algo así es la retirada de depósitos de los entornos euro periférico (devaluado) y el riesgo de “corralito” allí donde eso fuera factible.

Para acompañar toda esta reflexión, os aporto varios recortes de lo que dicen algunos medios sobre Grecia. Fijaros que todo es demasiado correcto y excesivamente vinculado a un “rescate” costoso que Angela Merkel ya ha advertido que no está dispuesta a asumir en exclusiva. Pinta raro.

  • Süddeutsche Zeitung (Alemania). Artículo de Cerstin Gammelin: “Solidaridad con el pecador”. “La propuesta del FME solo trata de desviar la atención de un posible fiasco. Mientras los políticos intercambian en público argumentos a favor y en contra del fondo virtual, los ministros de Finanzas de la los 16 países del euro han atado a la chita callando un paquete de rescate para Grecia. Oficialmente, nadie lo va a admitir”.

  • Frankfurter Rundschau (Alemania). Artículo de Markus Sievers: “Paquete de rescate para Atenas” “El gobierno federal aún no está dispuesto a tomar una decisión formal que vaya más allá de confesiones de principios. Este último paso no lo dará hasta que no sea inevitable. El apoyo a Grecia rompe las bases de la Unión Monetaria Europea, sin las que los alemanes jamás habrían renunciado al marco alemán. Ningún Estado debe ser obligado a dar su dinero para saldar los errores y las omisiones de los demás. Ahora, esta promesa es rota porque es insostenible”.

  • De Standaard (Bélgica). Análisis de Karin de Ruyter: “Un plan de salvamento para Grecia” “¿Estarán los Ministros de Finanzas de la eurozona dispuestos a ultimar hoy un plan para salvar a Grecia? THE GUARDIAN cree que sí. En su edición del pasado sábado, el rotativo británico considera que existe un consenso en el seno de la eurozona para conceder una ayuda multimillonaria si Atenas llegase a pedir ayuda a Bruselas ante la imposibilidad de refinanciar su deuda. Según algunas fuentes, el plan de salvamento podría ascender a unos 25.000 millones de euros”. “Esta información no fue confirmada ayer. El Ministerio alemán de Finanzas declara no estar al corriente del acuerdo. El plan de salvamento resulta muy difícil de vender a los ciudadanos alemanes. La Comisión Europea declara que no hay acuerdo. La Ministra francesa de Finanzas, Christine Lagarde, dice que no espera que se tomen hoy decisiones concretas sobre la ayuda a Grecia. Los esfuerzos realizados hasta ahora por Grecia para poner orden en sus finanzas, hacen que el plan no sea necesario en este momento, según Lagarde”.“Sin embargo, Grecia debería refinanciar en abril deudas por valor de 25.000 a 30.000 millones de euros y en este momento nadie sabe si logrará su cometido. A pesar de todos los desmentidos, parece razonable que se estén diseñando mecanismos para ayudar a Grecia en caso de emergencia. Los Ministros de Finanzas son muy conscientes de que después de Grecia, otros miembros de la eurozona con elevados déficits públicos, como España y Portugal, podrían encontrarse en el punto de mira. El “contagio” de un gran país como España podría minar la credibilidad de la eurozona en su conjunto, obligando a los Estados miembros a pagar un interés superior para financiar su deuda”

  • Dziennik Gazeta Prawna (Polonia). Artículo de Jedrzej Bielecki: “Bruselas quiere ayudar a Grecia”“Los gobiernos de la zona euro han emprendido negociaciones violentas sobre las garantías para la venta de las obligaciones griegas. Los detalles se revelarán hoy. Polonia no participará en esta iniciativa. Aparentemente hay dos posibilidades de respaldar a Grecia. Los bancos nacionales de los países de la zona euro otorgarán a los inversores privados garantías para la compra de la las obligaciones griegas por disminuirse las tasas de las mismas. La segunda solución supone una acción coordinada de la zona euro que con la intermediación de la Comisión Europea prestará a Grecia fondos en los mercados financieros internacionales. Independientemente de la solución, el préstamo para Grecia será una acción sin precedentes en la historia de la moneda común”.

  • Rzeczpospolita (Polonia). Artículo de Elzbieta Glapiak: “Grecia hundida en deudas“ "Lo que seguramente implica la tragedia financiera griega es la mayor presión para cumplir los requisitos de Maastricht por los candidatos a la zona euro´, ha comentado al diario el economista de Société Générale”.“Por otra parte, el banco BPH en su último informe sobre los PIIGS demuestra que la bancarrota de cualquier país de este grupo podría aumentar la presión especulativa lo que desestabilizaría la zona euro. Primero, porque el hundimiento de un país euro produciría el efecto dómino y, por consiguiente, aumentaría la probabilidad de un ataque especulativo contra otros países amenazados con la bancarrota. Segundo, porque el hundimiento de uno de estos países afectaría a otros estados miembros cuyos bancos han invertido en las obligaciones estatales”.