Fuga De Capital

Ayer leyendo los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores se podían detectar algunas reducciones de participación de diversas entidades financieras internacionales en bancos españoles. Destaca por encima de todas Credit Suisse que redujo su participación en el Santander y en el BBVA de manera significativa hasta quedarse en un 2,87% y 1,75% respectivamente. La huida de capital inversor se generaliza. 

Por otro lado, España figura como el segundo país de Europa por salidas netas de depósitos, con una fuga de más de 14.700 millones de euros. Es normal, en principio por el miedo a la insolvencia de nuestro sistema financiero a medio plazo, motivada por la presión política para que nuestra banca digiera la propia deuda pública. Es un ejercicio de maquillaje contable siniestro. Por otro lado porque los fondos españoles son los segundos que más valor patrimonial perdieron en el primer trimestre del presente año. En concreto España lideró las pérdidas patrimoniales con 8.700 millones que se esfumaron, mucho más que Grecia por ejemplo, y muy distinto a los crecimientos patrimoniales que superaron los 20.000 millones en países como Francia, Suecia, Alemania y (¡sorpresa!) Italia.

El mercado de inversión español, del que se habla poco en términos técnicos en los medios tradicionales, y que representa la grasa necesaria para que el circuito pueda reactivarse, no ha dejado de ver como todo dios escampa. Las gestoras liquidan productos para reducir costes.

Otro motivo que anima la estampida es algo que esta más en los territorios de la especulación y de los rumores. Quiero decir que en la bolsa y en los mercados de activos los rumores no son elementos difusos o invenciones maliciosas simplemente. Los “rumores” definen informaciones no oficiales que suelen comportar un alto grado de fiabilidad como muchas veces se demuestran. La caída del Ibex estos días no es motivo de rumores, es una anticipación de un escenario a medio plazo que unos “rumores” anuncian.

¿Qué esconden esas informaciones? Esconden el tercer motivo de huida de capital, de depósitos y de operativas. Este responde a que pudiéramos estar a menos de un mes, seguramente durante la primera semana de junio, del ataque organizado de hedge funds contra la deuda pública española. Este tipo de acciones se producen cuando un proceso inversor encuentra un escenario débil, entonces se produce una apuesta a derivados de todo tipo incluidos estos, es decir, se firma por un valor que se considera que bajará, y si baja se gana. 

  • Veamos, si, por ejemplo, en “territorios lejanos” un grupo de hedge funds estuvieran cargando sus vehículos de inversión con 150.000 millones de dólares (“por decir algo”), ¿a que deuda soberana enfocarían su operativa? Yo lo tengo claro. Una débil, tocada y muy grande. Cuanto mayor sea, mayor beneficio, cuanto más afectada mayor beneficio, cuanto menos capacidad del gobierno de turno para defenderla, más fácil. Es sólo una hipótesis, tranquilos.

Aunque es una hipótesis que se baraja, lo importante con respecto a lo que ha pasado estos últimos dos días, es saber el motivo que ha provocado que las informaciones sobre la capacidad de atender a los vencimientos de deuda insinuaran impotencia y por derivación una caída de todos los índices.

Zapatero dice que es una “locura pensar que España tenga que ser rescatada”. Es posible que sea una locura, pero la verdad es que medio planeta tiene claro que un rumor en ese sentido es para tenerlo en cuenta y lo mismo sobre Francia (por decir algo) no genera ningún desconcierto. La credibilidad es la que es.

Como dije hace tiempo, el temor no es tanto si somos capaces de cubrir ese despropósito que significa tener la deuda total que tenemos, entre externa, pública y privada. Lo destacable es saber a que coste y sobretodo si la fuga de depósitos extranjeros continuará a este ritmo o se acentuará. Recuerdo que para detener esa huida sólo se puede “aplacar con una prohibición de retirada o transferencia de los mismos”. Si no se acometen urgentemente medidas que muestren acción y decisión para salvaguardar la viabilidad de la inversión en nuestro sistema o el punto de no retorno cada vez estará más cerca. Además se puede producir justo en el momento que entraremos en la “parada técnica de la economía”. ¿A que esperan?

¿Esperan que llegue la respuesta conocida como OPCION NUCLEAR?

Parece ser que se baraja la opción de que el Banco Central adoptará “la opción nuclear” de comprar deuda pública en general y auto compra de moneda propia a medida que la crisis griega se agudice y ésta debilite el euro. Será así ya que el rescate de los griegos no contempla el riesgo de contagio a otros estados de la zona. La dificultad para aplicar las medidas impuestas para sanear el asunto heleno puede ser tal que la sociedad griega lo impida. 

En este sentido pienso, y no deja de inquietarme, que a menos de dos horas de avión, en plena Eurolandia, hay un país paralizado, sumido en el caos, afectado por una quiebra sistémica en todos los campos, incomunicado, en huelga y con muertos. Se llama Grecia y hace un año, nadie hablaba de sus dificultades. Era un buen destino para todo. Ahora es Bogotá a la europea. La paz social no se puede mantener siempre y a costa de todo. Al final la gente reacciona, bueno no en todas partes…

Por cierto, hablando en el aspecto técnico de este asunto, no sería extraño ver el euro cambiado en dólar por debajo del 1,10 este mismo año. Es momento todavía de comprar moneda norteamericana. A los que aconsejé comprar hace seis meses, que los mantengan, que no vendan.