Ideas para emprender

Hoy os dejo con la traducción de la sección “economía en efectivo” que estoy haciendo durante este verano para el programa “el món a Rac1”de la cadena de radio líder en Catalunya, RAC1 (Grupo Godó). Durante unos veinte minutos tratamos el tema de la emprendeduría y de cómo afrontar nuevos proyectos en lo personal, cuales son los mejores sectores y que hacer ante la dificultad. Se buscó ser lo más optimista localizando fisuras del sistema económico en decadencia para que se nos permita ganarnos la vida honradamente. La sección consiste en que la conductora, Núria Riquelme, me vaya interrogando sobre un tema hasta llegar a detalles que en verano puedan ser interesantes.
Comenzaremos la sesión, muy optimistas. Hoy Marc nos dirá en qué podemos invertir una indemnización por despido para tener un mínimo de éxito y no morir en el intento. De entrada, ¿es un buen momento para tirar adelante un nuevo proyecto? ¿o eso es sólo para los suicidas?

-No, de hecho, los momentos ideales para embarcarse en nuevos proyectos complejos son los momentos más difíciles. Y en este caso estamos viviendo un momento difícil, donde las buenas ideas acaban encontrando un camino. Hay una comparativa que es la de los vasos:  hay quien ve las cosas medio vacías, medio llenas… Pero en el campo de la gente que monta nuevos negocios, en el campo de los emprendedores, se puede ver desde dos puntos de vista nuevos. Y el vaso, cuando hablamos de un tío racional, al vaso le sobra el doble. Tiene la mitad de agua necesaria, o que el tamaño del vaso es el doble del necesario. Pero los emprendedores lo que vemos es que hay el doble por llenar. Y esta es la filosofía que todos deberíamos adoptar cuando uno decide tomar todo el subsidio único en este caso que hace el Estado y ponerse en marcha para llenar este vaso.

¿Tú le recomendarías alguien que hiciera esto?

-Sí, de hecho lo recomiendo todos los días.

Pero claro, debemos saber muy bien, supongo que la clave es ésta, en qué ponemos ese dinero, ¿no? En qué podemos tener un mínimo de éxito…

-Primero deberíamos vigilar algunos factores para que este éxito no acabe. Una de las cosas que tenemos que tener en cuenta es, por ejemplo, no endeudarnos excesivamente con el dinero que se nos da. Debemos pensar también en una cosa que a veces no se tiene en cuenta: cuando nos dan este soporte económico debemos saber que es nuestro dinero de paro que nos deben dar cada mes.  Cuando hacemos este proyecto sobre el que haremos esta petición de dinero, ha de ser exactamente aquél. Es decir, si nosotros luego hacemos otra cosa, y pedimos que se nos den 12000€ y con ellos compramos un coche para desplazarnos y poder vender, y acabamos comprando dos ordenadores, debes hacer exactamente eso. Porque si después esos 12000€ los utilizas para pagar el sueldo de dos empleados que has contratado, eso no es factible. Pueden decirte que no has utilizado el dinero para lo que dijiste. Tienes que demostrar que has invertido el dinero para lo que es. Y busquemos las formas de negocio después, a partir de este ingreso. Sobre todo, no debemos confiar excesivamente en nuestros clientes…Normalmente, los emprendedores lo que hacen es confiar excesivamente en sus clientes, le dan mucha crédito a que estos clientes acabarán pagando, y esta capacidad de soportar lo que sería este hecho. También, normalmente cuando montamos un negocio no tenemos práctica en tratar con proveedores, y deberíamos prepararnos e informarnos de cómo tratar con proveedores, agarrarse a muchísimas ofertas…si lo normal es coger tres ofertas por un mismo producto, pues coger 5. Sería aumentar un poco más el cuidado sobre las cosas que hacemos o que haríamos en cualquier otro modelo de negocio, una vez lo comenzamos.

Y en estos momentos tú nos puedes decir…en los próximos 6 meses, ¿qué puede ser un negocio que tenga éxito o negocios que puedan tener una viabilidad?

-Lo primero es que si lo supiera a ciencia cierta, yo mismo no estaría aquí...Estaría intentando poner en marcha estos negocios…Pero sí que hay algunos factores o escenarios que podrían darnos pistas. Nos acercamos a un territorio económico en el que el low cost tendrá más salida que las cosas que tengan más (...), y otro escenario mucho más complejo que tiene que ver con los ricos/el riesgo?, con la gente que tiene mucho poder, que parece que no les afecta la crisis (que también, ya hablaremos algún día), pero en este caso estaríamos hablando de productos low cost. Estaríamos hablando de proyectos o negocios que sean capaces de ser escalables, que sean fácilmente ‘replicables’: que podamos hacerlo más grande de una forma prudencial, a medida que vamos adquiriendo más posibilidades…Yo ahora tengo un negocio en el que puedo vender botellas de agua, pues, que pueda vender 6 botellas de agua y tenga que contratar a una persona más, y que cuantas más personas, y puedo ganar más dinero, o puedo vender más…Y no es referencial,  es exponencial este hecho escalable. Y, además, si es gente con ganas de hacer cosas desde el punto de vista del crecimiento, que no sólo es auto suficiente, que es auto ocupación, sino que quieren hacer un proyecto empresarial, ha de ser fácilmente internacionalizable, y eso que parece extremadamente complicado o difícil, o está muy lejos de los proyectos de un autoocupación, realmente no lo está. Hoy en día las tecnologías nos permiten empezar a vender fuera o no tener horarios, o puertas que tengamos que cerrar en ningún momento, entonces pensar que este negocio también pueda ser replicable en otros escenarios, en otros países, también es importante. Ahora, ¿cuáles son los campos o sectores? Yo detecto que cada vez son menos innovadores estos sectores  ¿no? Y hay que darles una respuesta nueva, ¿no? Por ejemplo el sector de los niños: los niños seguirán naciendo, con más o menos ritmo, pero seguirán naciendo. Y sabemos que los padres cada vez están más implicados en dar ventajas formativas a sus hijos, creyendo que estos estímulos iniciales acabarán siendo determinantes en su futuro. Pues, buscando alguna manera de dar estas ventajas, estaríamos creando un modelo de negocio que los padres estarían dispuestos a asumir.

Por ejemplo, empresas dedicadas a la formación de niños…

-Yo me imagino una guardería donde, desde ella estos niños pequeños estén imbuidos o reciban estímulos exclusivamente en una lengua, por ejemplo el inglés, que dicen que es la ventaja o el chino. Es sobre todo ofrecer un servicio muy específico, que vayan al (...) exacto y que pueda ser replicable en muchos sitios…Por ejemplo, si yo soy un experto de esto en Barcelona y he montado tres guarderías en este sector, sólo necesito encontrar a alguien que me ayude a hacerlo en Lleida, y en Tarragona y después es una forma de crecer. En el caso de niños sería atacar el tema formativo, el tema ocio, el tema de servicios de libros para niños pero multiformato. Es decir, cómo llegar a los niños, desde el punto de vista cultural. Todos aquellos que son periodistas o escritores, que parece que tienen que ser ‘multiformativos’, deben tener mucha capacidad para hacer muchas cosas, no sólo de periodistas o sólo de escritores, pueden volver a replegar velas y volver a crear  contenidos pero para un (...) muy concreto, pero con una tendencia clara hacia la formación, que acabará siendo por lo que un padre compra un libro…

Claro porque si estamos en crisis, le tenemos que dar al padre un libro que diga “en este libro me lo gasto”.

-Básicamente. En más sectores puedes plantearte: ¿el inmobiliario será un sector de futuro? El mobiliario sí. Todo aquello que sea “alquilar” y no sólo pisos, o coches, sino alquilar incluso plantas. ¿Quién tiene tiempo para cuidar, tener o hacer cosas? Lo digo en serio: buscar qué puedo alquilar, yo lo compro y lo rentabilizo al máximo. Yo puedo tener seguros sobre las plantas.

Y tampoco requiere una gran inversión…

-Sí pero cuando digo ‘plantas’ pueden ser también, alquiler de obras de arte. Es decir, tienes una visita en casa, quieres quedar bien y no tienes arte…pues aquí tienes diferentes niveles de arte.

Sí pero aquí ya necesitas una inversión más grande…

-Sí pero puedes alquilar sólo 8 cuadros de algún artista joven que tenga valor, lo puedes dar a conocer. Puedes crear negocios paralelos alrededor de lo que sería alquilar obras de arte, es decir, puedes hacer escuelas de arte, puedes buscar fórmulas para potenciar a estos artistas, puedes crear foros de debate sobre estos artistas, puede alquilar el arte de estos artistas que pueden pagar un canon para poder trabajar contigo…mil maneras. Yo encuentro que el aspecto del alquiler, aquello la gente no puede guardar, tener o comprar, porque no podemos comprarlo todo y queremos de todo, a veces es sólo porque queremos mostrar. Y si queremos mostrarlo pues lo alquilamos temporalmente. Por ejemplo, el mundo de la tercera edad es absolutamente prioritario, siempre se ha visto desde la óptica de “los llevaremos de viaje o residencias”, pero yo creo que los abuelos lo que están es en su casa, y necesitarán muchas cosas en su casa. Entonces, aquí se abre un nuevo abanico que son los servicios a domicilio para gente mayor, que sería un (...) muy concreto y sobre un tipo de servicio que podría ser estético, médico, odontología… A mí el dentista no me viene a casa, y hay muchas cosas que hace el dentista que pueden ser móviles. De hecho,  hay ejemplos de dentistas que van a tu casa, a domicilio. Los abuelos pueden hacer ejercicio desde su casa, se pueden hacer gestiones y trámites,...Para los abuelos, hoy en día, puede ser un drama poner en marcha, entre Internet y tal. Nosotros vamos, lo hacemos directamente, y cobramos un pequeño porcentaje por hacer estos trámites. Creo que facilitar la vida a los demás será un campo de trabajo y de negocio absolutamente claro.

Por cierto, hay un gran clásico, que dicen: “es que el trabajo de enterrar muertos, de funerarias siempre tendrán éxito”

-Pues, no necesariamente. Porque hay una tendencia hacia otras fórmulas para acabar nuestros días, desde la incineración…El sector funerario, si lo examinamos, ya tiene situaciones de crisis. Hay empresas que tienen tendencia a la baja en sus facturaciones. No está asegurado como sector. De hecho, hay tendencias sociales en el ámbito funerario incluso a hacer fiestas cuando alguien se muere con lo cual, y otras alternativas. Al final ya no lo hace una funeraria, lo hace una empresa que se dedica a hacer fiestas, no sólo son las funerarias las que hacen estas funciones, hoy en día es muy multisectorial. De hecho, quién iba a decir hace unos años a las agencias de viaje, que serían un negocio ruinoso…Es que apareció Internet… Quiero decir, no hay nada absolutamente en ningún negocio o sector que tenga garantizado su modelo de negocio en los tiempos que vivimos hoy en día que son absolutamente dinámicos…

Por ejemplo, un oyente que nos escucha y piensa “tengo una idea genial, yo creo que es genial, pero no tengo ni un Euro”. ¿Se pueden encontrar inversores?

-Sí. Hay inversores para los que tienen ideas, lo que pasa es que tienen que saber venderlas debemos ser asesorados sobre cómo debemos construir esta idea. Hoy en día hay algún foro, algún espacio en que los inversores o socios industriales, personas que tienen las cosas muy claras, existen. Ahora, está claro que debemos tener claro eso, debemos saber ponerlo en marcha, de hecho, uno de los retos de futuro sería el tema del ‘coach’ para emprendedores, es decir, gente que tiene capacidad para poner en marcha un proyecto pero no saben cómo vender, ni cómo ponerlo en marcha. Los MBA que hasta ahora eran un Master Bussines Administration, ahora serán un Master Bussiness Enterpreneurship para poner en marcha negocios. Por eso no tiene tanto sentido ahora hacer un Master en administración de empresas como hacer un Master en poner en marcha empresas. En cualquier caso, si alguien tiene una buena idea, y esta idea requiere mucho dinero, deberá ponerla en segundo plano. Debería empezar por proyectos que requieren menos inversión, por ejemplo, una persona que tiene pensado montar una academia o un fondo argumental en torno a los idiomas, pues empieza traduciendo, que está bien pagado. Comienza a buscar canales de difusión e Internet es el espacio natural de todo eso. Es el lugar donde todos podemos vender cualquier producto aunque no sea digital. Pero, no necesariamente debes querer montar un negocio desde el principio con mucho dinero, si entramos en foros, en espacios, el hecho es informarse. Hoy en día podemos hacer la relación de sitios donde puedes encontrar a estos ‘bussines angels’, estos inversores.  Existen. En Barcelona hay muchos. Hay gente muy valiente en esta ciudad.

Y la otra posibilidad es “tengo mucho dinero, pero no tengo ideas”.

-Pues, si alguien tiene mucho dinero pero no tiene ideas, nos puede llamar directamente y le pondremos en contacto con mucha gente que sí que las tiene. Pero las personas que tienen mucho dinero, lo que quieren son proyectos que estén bien constituidos o, como mínimo, que puedan saber que ese dinero estará detrás de alguien que primero, tiene mucha ilusión y conocimiento de lo que hace, y puede rodearse de gente que también sabe. A veces, los grandes inversores no buscan sólo una mente brillante, sino un equipo. Y en este caso, creo que es fundamental encontrar unos buenos socios también. Es más divertido en equipo, que solo.

¿Sólo si eres joven puedes ser emprendedor? Porque a veces relacionamos las dos palabras.

-Espero que no, porque yo no dejaré de emprender ni al final…Hay una ‘raza’ de eso. Se nace, o tienes ninguna otra posibilidad. Por ejemplo, los países más emprendedores del mundo están en Sudamérica, en África, no son europeos los más emprendedores, porque no hay absolutamente ningún otra opción: o eres un indigente eres miserable o pasas a ser una persona que monta su negocio. La microeconomía funciona muy bien en estos países porque al final, son pequeñas comunidades que se alimentan entre ellas. Con lo cual, nacer emprendedor requiere una facultad natural que es la de liderazgo, la de enfrentarse a las dificultades, la experiencia vital también te la da. Hay una cosa hoy en día que me da mucha pena es que mucha gente joven tiene una carencia de este espíritu de sacrificio, de ponerse en contra, muchas veces, del sistema. Cuando yo digo que nos tenemos que poner en contra de las cosas tal como vienen, no lo digo porque sea un revolucionario, sino que lo digo porque es la manera natural de ponerse en marcha, y de enfrentarse a tiempos que a veces no son buenos. Y los emprendedores siempre están en crisis. Yo cuando hablo de crisis, la gente debe saber que los emprendedores estamos siempre en crisis. Porque siempre estamos, sobre todo, jugándonos todo nuestro propio patrimonio. Cada minuto de nuestra vida, todo está puesto allí, delante de un banco.

Sí pero eso es parte del riesgo ¿no?

-Sí, pero cuando te sale bien, vas acumulando. Y estas experiencias (que hay países en que se premia y hay países en los que no, como España) permiten, que de la experiencia de los errores se acaban construyendo los grandes proyectos, los de futuro. Y estos proyectos se pueden construir con 50, 60 años. Yo conozco emprendedores de 60 años que están haciendo cosas muy interesantes y espero que se emprenda en estas edades.

Y también, supongo que no desmoralizarse. Tú me comentaste un día que muchas veces te habías atrancado…

-Bastantes. De hecho, a veces pongo el ejemplo de Milton Erickson que tuvo una vida muy complicada. De hecho, la última vez que yo entré en una situación personal de crisis económica porque me falló un proyecto y pensé “ya no puedo más, de aquí ya no me levantaré”, acabó en mis manos la historia de Milton Erickson, que fue un señor que nació en Aurum, en Nevada creo que era, y a los 17 años tiene un ataque de polio y se queda que no puede ni caminar. Pero a los 25 coge una canoa y se va a cruzar el Amazonas. Y piensas “ostras, qué espíritu de sacrificio”. Este señor sigue trabajando en su vida, estudia y se convierte en el padre del psicoanálisis moderno: da conferencias, escribe, es una persona comunicativa, además la hipnosis se hace hablando…Pues, con 50 años recibe otro golpe de la vida que es un segundo ataque de polio; se queda que no puede casi hablar, prácticamente ni caminar. Pues hasta los 72 años que pudo volver a hablar no dejó de insistir para poder dar otra conferencia, la última conferencia. Y pensé sobre la historia de este hombre: “se ha levantado de una cosa que eso sí que es terrible, de lo que yo no me repondría en 30 años…” Debemos saber que tampoco es tan grave fracasar, y que el fracaso, al final nos enseña, y que la equivocación es una parte fundamental de la construcción de nuestro conocimiento.