Precisiones

Ayer recibí varios correos que me informaban de que en un foro al que tengo un enorme cariño y un gran respeto me acusaban de plagiar a Blomberg. La verdad es que tras revisar el enlace descubrí que la acusación era algo malintencionada pero respondía a la verdad aparente. Es cierto que hay dos párrafos del artículo que referencian en Cotizalia que son exactamente iguales al original en inglés. Lo admito, pero me sabe mal que no se considerara algún tipo de error o problema técnico. Sobretodo tras más de cinco años escribiendo casi cada día contenidos que, gusten más o menos, siempre han sido originales y que cuando no lo han sido, fueron referenciados adecuadamente. Es más, yo mismo he sufrido el plagio y, por supuesto me parece algo aberrante. Permitidme que justifique lo que pasó:

El artículo en cuestión me fue solicitado cuando yo pensé que ya no debía de aportar ninguno hasta septiembre, lo que forzó la redacción de uno a última hora.

Así lo hice, teniendo en cuenta que, por culpa de mis viajes de negocios a América, estoy con un desfase horario de 7 horas que complica muchísimo estar en hora con la edición diaria.

Visto esas opciones decidí enviar el enlace al post que había escrito en mi blog ese día ya que no llegaba a tiempo para realizar uno nuevo.

Como mi blog está siendo renovado y esto está llevando muchos problemas por incorporar diversos aplicativos que me interesaron implementar, este no va muy fino. En concreto permitir que independientemente del idioma escogido del post los comentarios se mantengan, la votación popular y otros, han generado muchos errores en el gestor de CMS.

En el momento que escribí mi post puse en enlace sobre una palabra el artículo donde me baso para algunas reflexiones y entre comillas (pero con una función del CMS de Wordpress que no necesita que pongas las comillas pues automáticamente lo hace cursiva y lo centra en el post) las partes que eran textuales según mi libre traducción.

El mal funcionamiento del CMS que ahora estamos arreglando provocó que al “postear” ese artículo en mi blog eliminara la función automática de “referenciado” y anulara el enlace. Es decir, dejó el post limpio.

El artículo que el editor del medio puso fue exactamente el que obtuvo del blog, hasta el punto que los errores ortográficos eran los mismos. Algo que puede comprobarse en los comentarios de ese día.

Hace días que lo corregí en mi blog, pero en Cotizalia aun no me han hecho caso, tras solicitarlo varias veces. Es probable que agosto y los servicios mínimos sean el motivo de que aun no se haya podido corregir.

Por culpa de tanto avión y tanto aeropuerto, tampoco he podido estar encima del tema, por lo que pido disculpas si alguien se ha podido sentir ofendido o afectado, y especialmente al autor “no referenciado”.

Espero haber podido ser coherente en mi exposición, así fue como sucedió y así lo he contado. He dado la cara, algo que otorgará posicionamiento en Google al problema en lugar de “esconderlo”, pero prefiero que sea así a que parezca que mi deseo sea que el tiempo borre el asunto. Son muchos años trabajando duro para que se pueda pensar que voy de eso que se me acusa. Queda claro que no estoy en disposición de cometer errores, hay demasiados interesados en magnificarlos. Espero no darles más herramientas. Gracias a todos por el apoyo que también he recibido.