Del dicho al hecho

Recién llegado de Centroamérica leo hasta donde piensan tomarnos el pelo por todas partes. Que la realidad supera la ficción está claro. Por un lado, ya sabemos que aunque lo disimulen, al final se va a ampliar el fondo de rescate europeo, y temporal, dotado de 750K millones de euros para convertirlo en un programa de compra de activos. Eso que pudiera parecer una buena noticia, así lo asumen los mercados, no deja de ser más de lo mismo. Un engaño sistemático que gracias a la buena calidad de las impresoras láser y de chorro de tinta que hay en Europa permite estirar aun más el desenlace esperando que los tiempos cambien por arte de la ciencia infusa. Pronto le seguirán otros mecanismos: bajar los tipos de interés de los préstamos de rescate, emitir bonos conjuntos para los 16 países de la eurozona y, por supuesto, inundar la economía con efectivo del Banco Central Europeo.
Por otro lado, de lo inverosímil aparece la noticia de que  la Reserva Federal inyectaron liquidez en diversos bancos de medio planeta de manera unilateral. Entre ellos los UBS AG o Barclays PLC, pero también los maravillosos y “gestionados de manera ejemplar” Santander y BBVA. Ahora resulta que tal vez no eran tan buenos como nos vendieron. Se dedicaron a comprar banquitos y banquetes a diestro y siniestro asegurando que la “gran gestión” de sus activos y metodologías habían permitido que estuvieran en posiciones de elevada levitación. Resulta que los dos en cuestión fueron cubiertos de crema para que pudieran eludir algunas situaciones incómodas como ya vivió la delegación de banca privada del grupo Santander Banif que tuvo que instaurar un corralito técnico en sus depósitos de garantía inmobiliaria.

Me temo que todo se ha convertido en una especie de correría inservible repleta de “avispados” que intentan mostrar las cartas que no les hacen falta y ocultan las que esperan poder usar en el futuro. Entre los afortunados con la lluvia de millones de la Reserva Federal destaca la UBS que se pilló casi 74K millones, el doble que el Citigroup. Curioso que los americanos decidieran cimentar la salida del agujero a una entidad suiza por el doble de importe que el mayor de los apoyos a un banco americano.

Leo las declaraciones de varios senadores americanos sobre si la Reserva “¿se ha convertido la Reserva Federal en el Banco Central del mundo?” Podemos leer hoy que “el primer recuento detallado de los esfuerzos de Estados Unidos para salvar a los bancos europeos podría sumarse al escrutinio del Banco Central, que ya se encuentra en su nivel más intenso en 3 décadas. La Fed, que reveló datos sobre 21.000 transacciones, dijo en una declaración que sus 11 programas de emergencia ayudaron a estabilizar los mercados y sustentar la recuperación económica. La Fed dijo que no ha habido pérdidas crediticias en los programas de rescate que han sido cerrados” Parece ser que “el crecimiento del mercado de instrumentos respaldados por hipotecas de Estados Unidos y el estatus del dólar como la moneda mundial de reserva hicieron que bancos extranjeros como UBS, con sede en Zúrich, compraran activos en el país antes de 2008

Debieron pagar sus participaciones con dólares de Estados Unidos, y cuando la financiación colapsó, la Reserva Federal se negó a asumir el riesgo de que las firmas europeas se deshicieran de los activos y deprimieran aún más los mercados de inversiones relacionadas con el sector de la vivienda. Se vieron atrapados. ¿Cómo repercute aquella actitud en la situación actual? ¿Qué significa que algunas entidades que se las están dando de saber como gestionar en tiempos de crisis por no precisar nada del FROB hayan sido rescatadas por la banca estatal norteamericana?

Incorporo lo que hoy dice Roubini al respecto de las opciones de rescatar a países como Portugal o España con respecto a lo que se nos cuenta y es en realidad.

Europa no tiene recursos para rescatar a países como Portugal y España en caso de que los problemas de deuda de la región empeoren. El contagio de Portugal ya se ha producido. Si el contagio se volviera más grave de lo que ya es, en lugares como España, entonces habría problemas porque los recursos oficiales actuales no son suficientes para rescatar a España después de los más pequeños.  Europa está sufriendo una crisis de deuda soberana que se ha propagado de Grecia a Irlanda y amenaza afectar a toda la eurozona. Las conjeturas en el sentido de que la crisis de la deuda se propagará a Portugal y España se intensificaron después de autorizarse, el 28 de noviembre, un paquete de ayuda a Irlanda de 85.000 millones de euros (US$112.000 millones) encabezado por los Gobiernos de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

Foto: Web Afectados Banif