Second Opinion

España es como cualquiera de los países que ya están en teatro contable. España no es como Irlanda, Portugal y Grecia, es un mix de ellos. Irlanda tiene una crisis financiera, Portugal tiene una crisis de deuda privada y Grecia una crisis de déficit público. España tiene una combinación de las tres y además la adopción de políticas para evitar la catástrofe se basan en los condicionantes que parten de los intereses de los afectados externos. Nuestra suerte es que somos el 8% del PIB europeo y que Alemania está hasta las orejas (o los pepinos) de deuda ibérica.
Ahora bien, si alguien piensa que vamos a crecer con el severo recorte que estamos viviendo y lo que te rondaré morena es un iluso. ¿Por qué va a crecer un país en el que cae el consumo, la inversión pública, el empleo y las políticas fiscales son de aumento de impuestos y reducción del gasto? Los consumidores españoles redujeron sus ahorros a niveles de 2008 por lo que queda claro que están tirando de depósitos para acometer gastos corrientes.

En ese escenario vemos como la gestión de activos financieros en España falla. En septiembre, aunque técnicamente ya desarrolla trabajo, verá la luz una compañía en la que seré socio inversor.  Junto a expertos de diversos países provenientes de las tripas de las mejores gestoras del mundo y liderados por James Levy, ex Vice Presidente en Merrill Lynch International Private Bank, intentaremos dar respuesta a los modelos de inversión poco eficientes que hemos vivido estos años. El modelo será un mix de productos tradicionales por un lado, un patrón de inversión por proyectos internacionales por otro y un entorno de gestión de capital semilla para empresas de nueva creación y de base tecnológica para complementarlo. Es decir, un inversor podrá establecer un criterio de gestión vinculado a tres grados de riesgo que será equilibrado en base a un modelo de éxito dirigido. Obviamente lo que me ilusiona es el tercer campo, ese que permite crear un fondo que impulse empresa y en la que seremos activos en la ejecución.

Hemos decidido entrar en esto porque, como decía, algo falla en la gestión de activos financieros en España.

  1. En los últimos 5, 10 ó 15 años, los gestores no sólo no han añadido valor a los pobres resultados ofrecidos por los mercados en ninguna categoría, sino que han destruido en ocasiones el propio valor. Los resultados de los fondos de inversión están entre el 2% y el 3% por debajo del resultado de mercado. Lo curioso es que esta cantidad es muy similar al coste total de las comisiones soportadas por un fondo típico.
  2. En los SICAV, la parcela de los ricos, la situación no es mejor: Hay 3 143 Sicavs registradas en España, con un patrimonio total de 26.000 millones de euros. Casi todas están muy mal gestionadas, normalmente por grandes bancos, sin alpha, sin imaginación, con conflictos de interés, con prácticas abusivas de los gestores, y con unos resultados miserables (rentabilidad media de 2,4% en 2010) que son menores al coste real anual total del instrumento mismo. Si consideramos todas las comisiones y gastos, transparentes y opacas, soportadas por una SICAV media no salen las cuentas.
  3. ¿Realmente son tan malos los gestores en España? Mis socios y yo mismo pensamos que no. Entonces, ¿por qué no generan valor para el cliente? El problema principal es el diseño de nuestro sistema financiero, donde los bancos son también los gestores de patrimonios (a través de fondos o SICAVs). El conflicto de intereses no puede ser más acusado. El empleado de banco cumple su deber si intenta maximizar los ingresos del Banco, y su bonus depende de cumplir sus objetivos.
  4. Lamentablemente, los empleados de los gestores de fondos o Sicavs de los bancos están sometidos a las mismas presiones de maximizar ingresos para la entidad origen y no a maximizar la rentabilidad por cada nivel de riesgo asumido por el cliente. El gestor de un gran banco no tiene ningún incentivo para hacer un mejor trabajo para su cliente. Por esta razón, hay excelentes gestores independientes en España con pocos activos bajo gestión. Hay gestores muy potentes en Barcelona y en Madrid con los que trabajamos y que demuestran que la excepción confirma la regla. No tienen clientes cautivos como son los clientes de los bancos, que dejan que el propio banco gestione su patrimonio, con una confianza obviamente injustificada.

Muchos me escribís preguntando ¿qué debo hacer con mis ahorros? La respuesta es sencilla. Si tiene la formación y tiempo necesarios, toma el control de tu patrimonio financiero. Deja de confiar ciegamente en tu banco. La crisis bancaria demuestra que los bancos y cajas son pésimos gestores, han destruido su propio capital social (de ahí el FROB) y ahora están más desesperados que nunca. Aparte de los depósitos a plazo y a tipos muy altos, siguen ofreciendo bonos estructurados, preferentes y otros instrumentos pensados para tapar sus agujeros financieros, no para el bien del cliente. La CNMV está siendo muy flexible en este asunto, por la situación crítica del sistema financiero. No tienen más remedio.

Ahora bien, si no tienes la formación o tiempo para llevar tu patrimonio personalmente, el cliente debe entender que su salud financiera depende de conseguir una segunda opinión, buscando la falta de conflictos de interés. Llamaremos Second Opinion a este modelo de consultoría que depende de un espacio de valor tecnológico que se alimenta de experiencias automatizadas por inteligencia social y por el inevitable razonamiento de expertos de primer nivel.

Esta plataforma que estamos desarrollando sirve para ayudar a invertir tus ahorros de la manera más adecuada, para alcanzar sus objetivos a largo plazo. No es para tapar agujeros en los balances de los bancos. Hay magníficos gestores en España, tanto independientes como dentro de los departamentos de gestión de activos de los bancos, pero el cliente no puede beneficiarse de ese talento, ni protegerse de los potenciales abusos, si no dispone de profesionales cualificados, experimentados e independientes que le ayuden a obtener el mejor rendimiento sin caer en las trampas.

Es preciso dar respuesta y en eso se están organizando agentes independientes alrededor de una marca y una plataforma que en septiembre será una realidad. Darle la vuelta a los modelos esclavos de los bancos y cajas de esta país me ilusiona especialmente.