Como las cometas


La agresión a la inteligencia colectiva continua su curso. Los proyectos políticos en España rozan el motivo de denuncia en un juzgado de guardia. Por poner un ejemplo: todos los programas electorales incluyen innumerables citas y medidas para mejorar el “clima emprendedor”. Se ha puesto de moda y parece que es el remedio contra todos los males. Está claro, y yo lo he defendido siempre, que emprender es el mejor mecanismo para asumir la vida de uno mismo como reto, como modelo de no dependencia y como generador de riqueza.El cambio de modelo económico y de crecimiento se basan en ese impulso por la emprendeduría por supuesto, pero lo que me parece indignante es que, aquellos que jamás tuvieron la más mínima dedicación al emprendedor, ya sean unos u otros, vengan ahora con estribillos de sirena. Emprender es mucho más que una definición en la página 143 de un tocho infumable repleto de obviedades y párrafos maniqueos. Emprender es sacrificio y apuesta integral de un patrimonio, riesgo y fracaso, deseo y anhelo, sueño y pesadilla y, sobretodo, sobredosis de realidad; precisamente lo contrario a lo que representan todos ellos.

Vivimos tiempos en que sucedáneos de gobernantes buscan el poder a costa de todo, donde no se dan cuenta que las redes y la hipersociedad conectada está ya decidiendo en paralelo. La sorpresa que se van a llevar va a ser lírica. Una vez lo aconsejé, pero vuelvo a recomendarlo: compren pases de primera fila para observar en detalle el desmantelamiento de nuestro modelo social. Viene uno que no se si es mejor o peor, pero donde todos tendremos más opciones de estructurar sociedades complementarias y externas a la “oficial”. Emprender servirá para eso, poner en marcha un modelo personal de economía productiva basada en el conocimiento puede ser perfectamente el embrión del cambio colectivo. Uno cambia para que cambie tu entorno, uno emprende para que su entorno lo haga también.

Sólo hay un pequeño problema. Como quienes debían dirigir esa transformación están más preocupados de sus sillones de alcántara y del robo financiero no se note demasiado, previamente y durante el proceso de mutación, lo vamos a ver en colores pastel queramos o no. La merienda está servida, miles de años de hacer el idiota soplan a nuestro favor.

Por cierto, mientras los candidatos siguen con sus ridículas reyertas de barrio, en 2010, Cáritas ha recibido 6,5 millones de peticiones de ayuda (un 4,3 por ciento más que el año anterior) en toda España, de las que dos millones han sido solicitudes de atención básica de emergencia en materia de alimentos, vivienda o atención sanitaria. El asunto se hará insostenible en los próximos meses. Mientras el BCE sigue comprando deuda y emitiendo papelitos verdes, el colapso se acerca. ¿En manos de quien o de que estamos? La solución es emprender, pero no porque en ello esté la piedra filosofal sino porque mientras dure el viaje no nos daremos cuenta de lo mal que está el camino. Por lo menos yo lo hago así. Llamadme iluso, que me encanta. Hace unas horas, en Los Ángeles, he vivido la maravillosa experiencia de ver como cuanto más difícil es algo más valioso es el vuelo. De hecho he descubierto que te elevas mucho más cuando vuelas a contraviento que cuando lo haces a su favor, como las cometas…

Os he dejo con el video, algo tarde, de la entrevista que mis amigos de Agora News me hicieron al finalizar un evento y con el enlace a la entrevista que me hicieron en Onda Cero hace pocos días.