Claves del negocio en internet

Hace unos días me entrevistaron en El Comercio de Ecuador para la revista Líderes. Hablamos de emprender, de hacerlo en la nueva economía digital y de cómo Latinoamérica estaba afrontado ese reto. Comenté que todo está cambiando y que, aunque emprender es una actitud hay elementos que identifican estos tiempos como un instante único y revolucionario. En mi opinión vivimos varias revoluciones a la vez. Por un lado la de las personas, una alteración genérica e imparable del modelo productivo que nos afecta y, por otra, la de la transmisión del conocimiento humano que nos engloba y nos define.
La nueva economía, la hipersociedad y el knowledge social son mucho más que marketing o modas, son los patrones de un cruce histórico de cambios, una quiebra del sistema en el comportamiento socioeconómico de la especie humana. Entenderlo como un anecdótico comportamiento publicitario o como una herramienta de generación de tendencias entre comunidades es un error y la pérdida de una oportunidad única para trascender a sociedad “empoderadamente” inteligente.

La cuestión es no detenerse. Imaginemos un desierto. Dos ciudadanos anónimos esperan hace horas que alguien los saque de ahí. Si el tiempo pasa y nada ocurre seguramente morirán. Uno de ellos empieza a andar. No hay dirección concreta ni plan. Sólo intuición y valor. El otro espera que llegue un helicóptero. ¿Quién tiene más opciones de salvarse? Seguramente ninguno tiene muchas, pero el que espera sólo hace eso, esperar. El que decide andar disfruta del propio sacrificio, del reto y de su voluntad de emprender un proyecto para sobrevivir. Digitalmente eso no se diferencia. En la entrevista reflejo algunos elementos que si distingue un negocio analógico de otro que se entronque en la red.