Correr y emprender

wilderness-runningHace muchos años que corro. Con apenas diez años ya ganaba carreras en los concursos escolares de mi ciudad. Fui seleccionado para un centro de tecnificación deportiva donde nos hacían correr cada día a la vez que nos controlaban los “deberes”. Siempre pensé que era maravilloso. Con el tiempo llegué a hacerlo de manera menos competitiva pero con mayor capacidad de sufrimiento. Hace mil años y un montón de kilos menos terminé mi primer Marathon. Fue extraordinario, único y pensé que irrepetible. No era cierto, quedaban varios más. En concreto seis más. Los viajes y el trabajo que me sobrevino me apartó de las largas carreras y de la fuerza de voluntad necesaria para compaginarlo todo. Pasaron casi dos décadas sin correr. Sin embargo, hace apenas un par de años regresé a ese mundo. Empezó de nuevo donde terminara aquella la última vez, en Londres. En esta ocasión no ha sido fácil acumular kilómetros. El peso, las articulaciones y las prisas por alcanzar el nivel me han llevado a lesionarme una y otra vez. Sin embargo, de hace un tiempo a esta parte eso parece ya controlado. Sigo lejos de lo que esperaba lograr a estas alturas, pero ayer logré de nuevo superar la barrera de los veinte mil metros a un ritmo estable e intenso.
Los que saben de mi afición, casi mística, conocen mi gusto por hacerlo con música, seleccionada cuidadosamente antes de salir, de buscar atmósferas duras y algo radicales para correr. Corro en Dublín y las montañas de Irlanda, con el frío húmedo que parece cortarte la cara y las manos, me encanta hacerlo en Quito a casi tres mil metros de altura sobre el nivel del mar respirando un aire con mucho menos oxígeno de lo que estoy acostumbrado o hacerlo en Panamá donde la temperatura media y la humedad relativa convierten una pista en una sauna. Me gusta y lo disfruto, pero la verdad es que a la vez lo vivo como una metáfora que otros explicaron antes (y mejor) sobre el parecido entre poner en marcha proyectos (en mi caso empresariales) y entrenarse, correr y acumular kilómetros. Esa relación curiosa me sirve para entender muchos de los mecanismos que rigen mi propio cerebro, mi espíritu y mi manera de ver la vida.

Corro como emprendo. Avanzo con un destino pero disfruto del camino. Si aparecen subidas pronunciadas las diviso y las valoro, las juzgo y las tomo como reto. Si aparecen bajadas reduzco la velocidad para no lesionarme o caer. Aprovecho que permiten descansar el cuerpo pero mantengo la mente en alerta. Tomo aire. Cuando lo hago en solitario disfruto de cada uno de los metros y de los golpes en el suelo, pero cuando lo hago en grupo es algo extraordinario, divertido y estimulante. Cuando encuentro un nuevo camino, vereda o lugar por el que correr, me lanzo sin mirar, casi sin preguntarme si vale la pena. Es nuevo y eso vale.

Emprendedores como Javier Martín, Arrola, Marc Cortes, Juan Corbera y otros tantos explicarían mucho mejor que yo las relaciones extraordinariamete extrañas entre correr y emprender. Sin embargo, quien mejor describe lo que siento cuando me pongo mis zapatillas, me sumerjo en la música, calculo cuanto voy a correr y me olvido del planeta Tierra es Kilian Jornet. Os dejo aquí el trailer de su última película. A parte de ser un tipo único a nivel deportivo, me consta que es alguien irrepetible en lo personal y en lo humano.

En mi propio caso os aseguro que no tengo pensado competir, eso no está en esta nueva etapa como corredor, simplemente quiero correr. Sólo correré una prueba de nuevo. Una nueva carrera de 42 y algo kilómetros. Una Marathon. Será en Londres, donde todo empezó. Luego seguiré con mi pasión de correr por las montañas.

Igual que cuando me puse a poner en marcha mis propios proyectos a pesar de tantas trabas y consejos de no hacerlo.  Yo sueño para emprender mejor, corro para entender mis límites y superarlos, vivo en definitiva como siempre quise vivir.