¿Estás haciendo lo que te apasiona?

Me dijeron hace muchos años que eso de montar un negocio era una mala idea. En un par de ocasiones lo comprobé. En otras tantas lo pensé y todavía hoy, a veces, la energía se resiente por tanto esfuerzo y puede jugarte un mal rato. En esos momentos suelo cambiar mi manera de pensar y me refugio en otro lugar. No tiene nada que ver con los beneficios, la facturación o los resultados como empresario. Suelo pensar si hago realmente lo que me apasiona, si lo hago desde la convicción de que es lo que quiero hacer. Es en ese preciso instante que lo siento en lo más exacto y procedo a soñar despierto. Me pregunto si en ese preciso instante, ¿estoy haciendo exactamente lo que me apasiona? La respuesta sigue siendo si. Elegirlo no es fácil, pero tienes la obligación de perseguir aquello que querías ser. Os dejo con el video en inglés “all work and all play” y que os traduzco justo a continuación más abajo. Defiende la teoría de que, si pasamos la vida trabajando, si en el mundo que nos ha tocado vivir ya no proceden las fronteras entre lo laboral y lo personal y si por ello, la mayoría del tiempo sucederá en ese escenario nuevo, deberíamos poder pasarlo disfrutando.

¿Que estas haciendo en este preciso momento? Es algo que realmente te apasiona?. Millones de personas en este preciso momento están haciendo exactamente lo que les hace feliz. Pero espera un momento, pasas una grana parte de tu vida trabajando y cualquier trabajo tiene el potencial de volverte loco. La verdad es que la manera con que trabajamos influencia nuevas tendencias y comportamientos en la sociedad. Y si algunas cosas son nuevas y diferentes para ti y para todos, es interesante saber quien entiende realmente esa realidad. Curiosamente son aquellos que se han venido a llamar “millennials“ o también llamados generación “why”, “G”, “Y”, “microburguesía low cost“ o lo que sea. Eso parece ya más que superado.

La verdad es que esa generación representa la nueva fuerza del trabajo global y tienen grandes aspiraciones. La mitad de ellos ya posee o planea tener su propio negocio. Debido a su mentalidad digital, fluida y colectiva están afectando la manera en la que vamos a trabajar en el futuro. En realidad mantener las cosas simples era la forma de trabajo de la generación Baby Boomers en los años 60 y 70. Las reglar eran muy claras en esa época. El espacio de trabajo se limitaba a la oficina, las responsabilidades eran individuales y muy específicas y sabías exactamente cuando empezaba y terminaba tu jornada laboral.

En aquella época las instituciones representaban la estabilidad. Tenía sentido ser un buen empleado de la compañía y responder bien a las rígidas estructuras lineares y jerárquicas. Sin embargo una vez que elegías una carrera era algo que te acompañaría el resto de tu vida. Los más viejos enseñaban siempre a los más jóvenes, pues era la experiencia dentro de una empresa lo que determinaba tu conocimiento en teoría. Tener un empleo garantizaba un estatus social y era un primer paso para el matrimonio y los hijos. El trabajo no se mezclaba con la vida personal y el trabajo no se llevaba a casa. No obstante los ‘baby boomers’ trabajaban mucho por disciplina y sentido del deber. Eran sacrificios diarios para garantizar los mínimos de la familia.  Todo el mundo esperaba la gran recompensa.

Mientras tanto la generación “X” redefinía la relación entre trabajo y recompensa. Gente segura, extrovertida y competitiva buscando crecimientos rápidos. Buscaban siempre mejores propuestas y una idea rentable los colocaba en un lugar de liderazgo. Aparece la meritocracia que no tiene demasiado que ver con la experiencia. Para ello se apoyan en todo tipo de titulaciones y másters para diferenciarse de sus competidores. En esa lógica individualista un buen armario y una tarjeta personal ayudaba a expandir contactos. Estar en el lugar y en la hora correcta era el plan de trabajo muchas veces. A partir de ahí empezaron a surgir los adictos al trabajo y se mezcló con la vida personal. Ser adicto al trabajo era sexy y el vencedor era el primero en llegar a la mesa de Director. Se pasaba de la carrera rápida por ascender a disfrutar de los premios.

Ahora todo es distinto. Parece ser más importante disfrutar del camino que llegar al destino final. Irónicamente, los “milennials”, jóvenes impredecibles, son los que traducen perfectamente esa nueva visión. En una era donde el placer determina la dimensión de los logros profesionales, ellos saben como nadie reconocer oportunidades que conectan pasión y trabajo. La economía creativa, nuevas profesiones, el boom de una actitud emprendedora y la nueva fuerza colectiva están decorando un inédito escenario. Ya no impresiona que los “millennials” sean impacientes pues la velocidad en como se conectan a la vida y al mundo les permite vivir a otro ritmo. Proyectos que solamente marcan la diferencia a largo plazo no les interesa, no les esitmulan, y  necesitan constante “feedback” para sentir que sus esfuerzos están siendo reconocidos.

La pirámide tradicional de las compañías no les sirve a estos jóvenes ansiosos. Se entusiasman trabajando con otras generaciones pero desde una base de igualdad y respeto. Es una cuestión de intercambiar conocimientos, no importa la edad porque para esta nueva generación la fortaleza está en querer descubrir las cosas por ellos mismos. De aquí nace el “enpowerment“. Es natural para ellos diversificar los canales de información y buscar fuentes alternativas de información. Al final, comprometidos con lo profesional es algo más que una norma, es algo que emerge de las experiencias y el “enagadgement” que tienen con su entorno.

Vivimos tiempos en los que además de tener un empleo, es importante tener un propósito y que sea factible llevarlo adelante de distintas formas al unísono. Movilidad, espacios de trabajo compartidos, teletrabajo, la oficina en casa y la dirección de tus propios horarios logran que el trabajo esté en todo momento presente, en cualquier momento, en todos los lugares. Por ese motivo personas con distintos estilos de vida tienen ahora más libertad para desarrollar su talento. Gente introvertida ha logrado convertir una idea en una empresa multimillonaria.

Hoy en dia puedes quedarte en pijama mientras tus perfiles en las redes sociales sigan bien cuidados. Flexibilidad es el camino a seguir. Los millennials se siente fascinados por los proyectos en constante progreso y cuando perciben que logran adquirir nuevas habilidades. Se entusiasman por un mundo abierto y en beta constante donde probar e intervenir en algo inacabado para poder así crear algo nuevo. Los millennials necesitan sentirse autónomos pero colaborando para crear colectivamente. Son capaces de cambiar de dirección con rapidez para vivir mejor el presente sin la ilusión de que el futuro esté bajo control. Esto es por una sola razón: quienes se adaptan mejor, pueden evolucionar con los cambios.

Pero, ¿Estás haciendo lo que te apasiona en este preciso momento? Tu vida tiene prisa y el despertador está sonando. Descubre tu propósito en esta vida y conviértelo en tu realidad. Si amas tu trabajo te activarás pues es la única manera de vivir una vida plena todos los días.