En el blog de Carlos Guerrero

Carlos Guerrero edita el blog jurídico más leído actualmente en España y, a este paso, lo será también en algún país latinoamericano. Sin duda lo es por méritos propios. Por la temática de interés, por haber elegido un campo que está siendo muy demandado como el de las startups y los procesos de creación de empresas tecnológicas y porque además lo explica todo con claridad y elegancia. A mi me encanta su blog y me es muy útil. Hace unos días tuvimos esta entrevista en la que repasamos un poco los temas que hemos tratado durante este tiempo en algunos medios y en este mismo espacio pero que esconde algunos detalles que seguro serán novedad.

Captura de pantalla 2013-11-25 a la(s) 11.44.00Hola Marc, yo ya me he leído tu libro, “Una hormiga en París”, pero para el que no lo haya leído todavía, haznos un resumen de tu nuevo libro y explícanos que has querido transmitir al lector.

Como dice en el prólogo que amablemente escribió para mi libro Bernardo Hernández, quien fuera vicepresidente de Google, “la ambición está hecha de sueños, de insatisfacciones, de pequeñas metas y de conocerse a uno mismo”. El libro resulta ser una conclusión de todo eso y una hoja de ruta personal perfectamente transferible a cualquier persona. Es una historia basada en hechos reales y que viví hace muchos años. A los 17 años decidí iniciar un viaje a París, lugar donde yo consideraba que el mundo tenía su capital, y nada pudo impedir que lo hiciera. Ni tan siquiera la edad, mis padres o el no tener presupuesto para algo así.

La relación de cómo afronté aquellos meses en aquella ciudad y el modo en el que yo manejo mis empresas tiene mucho que ver. De París me traje varias lecciones de vida y de empresa. Para sobrevivir y hacerlo dignamente empecé a trabajar con un grupo de músicos callejeros chinos. Todos los procesos de innovación que implementé con ellos y que me permitieron aplicar supondrán a lo largo de mi vida la hoja de ruta para montar mis negocios y mejorarlos. No hice más que aplicar el sentido común. Una hormiga en París es el manual de innovació de lectura fácil pero intensa, divertido pero realista y con un trasfondo íntimo pero didáctico. Para mi, luchar por los sueños propios es la receta más importante que debe aplicar cualquier emprendedor a la hora de montar un negocio por su cuenta.

Además de inversor, blogger, escritor, conferenciante, eres ante todo un emprendedor. Durante tu vida ¿cuántos proyectos emprendedores has iniciado? ¿Cuál ha sido tu mayor éxito?

Sinceramente no sabría responder con exactitud al “cuantos”. Yo hago las cosas por pasión, por el disfrute del trayecto de mientras las ejecuto y no suelo listarlas. Habré invertido en un centenar de empresas y fundado una docena. Entre ellas hay de todo. Los fracasos los contabilizo como errores para poder darle un valor de conocimiento y los éxitos intento no darles más importancia que la que supone convertirlos en una pieza y una ventaja para empezar otro. Mi mayor éxito es lo que hago ahora mismo. Para mí siempre ese debe ser el motor. Pensar que estás ante tu gran oportunidad, ante ese gran proyecto. IDODI es eso.

En términos técnicos y financieros mi mayor éxito pertenece a una empresa que no vio la luz como tal pues fue adquirida en Estados Unidos mucho antes que pudiera ser producto una vez terminado el proyecto tecnológico y que me llevó a Sillicon Valley y a Nueva York durante meses. Fue adquirido como desarrollo en condición de marca blanca por una multinacional aérea muy importante. Otros buenos momentos fueron la venta de mis acciones y salida completa de dos empresas que yo mismo fundé junto a algunos amigos. La primera fue Cink y la segunda Eworks. Hace más años también me vendí NGM Networks que supuso un revulsivo a mi manera de entender el modo de entender lo emocional de emprender. Pero como éxitos en la vida hay de muchos tipos a mi me encanta recordar algún galardón como el tercer premio al mejor blog europeo que viví de una manera muy intensa hace pocos años.

Actualmente has abierto ronda de financiación para uno de tus proyectos. Tu rol ahora en este proyecto no es la de inversor, si no la de emprendedor ¿Como está funcionando la ronda? ¿Existe interés de los inversores privado? Explícanos el proyecto

La ronda ha finalizado. Salvo algunos pequeños flecos y la entrada de última hora de algunos inversores que nos están pidiendo poder entrar, podemos decir que hemos logrado lo que esperábamos y nos deja en una muy buena situación para acometer la hoja de ruta marcada. Esta ronda era la de un ‘pool’ de productos tecnológicos englobados en un vehículo llamado Openshopapp Spain y que está foramado por tres desarrollos. Estos son Openshopen, Ebnto y Emailfy, un conjunto de tres plataformas integradas entre sí que permiten, a través de cualquier dispositivo, la creación y gestión de negocios de comercio electrónico de forma extremadamente sencilla. Hemos invertido mucho tiempo y dinero para ser competitivos en países que consideramos de gran potencial y esa es la clave.

La inversión está destinada a acelerar el crecimiento y la expansión internacional de las tres plataformas en los más de una decena de países donde tenemos presencia gracias a otra de mis empresas y que permite utilizar su red de gestión y relaciones. La tecnología en general, y el ecommerce en particular, es la piedra angular de la generación y transformación de modelos de productos y servicios en el mundo actual. Basándose en este conocimiento estamos viendo que hay un mercado donde aun cabemos si somos capaces de simplificar procesos al extremo. Trabajamos sobre principios claros de generación y difusión de software en mercados internacionales que responden a la categoría de Software as a Service (SaaS) y accesibles desde cualquier lugar del mundo, basados en el cloud computing.

En este proyecto soy el principal inversor y como dices, de momento, el director del asunto. Mi idea y la del consejo es mejorar el equipo directivo con gente que sepa mucho más que yo. Así es como se debe hacer.

Supongo que te preguntarán muy a menudo, qué recomendaciones harías a un emprendedor que comienza ahora. Yo también te la voy a hacer, pero barriendo para casa. ¿Qué recomendarías al emprendedor jurídico? Como sabes, este blog también lo leen muchos abogados y mucho abogado joven que acaba de finalizar la carrera, pero que no encuentran trabajo y no sabe qué hacer.

Les diría dos cosas. La primera que los emprendedores no somos héroes, somos saltadores. Un tipo que se pone en marcha con un proyecto que aun no está consolidado, que se enfrenta a mil obstáculos y que además está obligado a superar sus miedos y los estereotipos de una sociedad drogodependiente, es alguien que acepta lo que venga, aunque sea duro, como un puesto de trabajo y de hecho su ecosistema natural. De ello sacamos el combustible al contrario que el resto de mortales. Cuanto mayor sea el riesgo más apasionante es el reto, pero no deber ser un gesto heroico, debe ser algo que sale de dentro y que no puede depender de que un banco, un ayuntamiento, un business angel o un funcionario que necesita justificar una nómina pública te empujen. Debe salir de dentro.

Lo segundo que les diría. Que cuidado con los consejos. En esto de emprender todo el mundo dice saber. Como en el futbol, pero pocos juegan. El principal problema actual que se vive en España es que en muchas ocasiones las personas que están al frente de entidades o instituciones que aceleran o asesoran a emprendedores no han vivido los problemas de raíz y en primera persona.

Solo sabes las dificultades y barreras que se encuentra un emprendedor cuando lo eres, cuando lo has sido, cuando vives en la propia piel el ineficaz sistema a través del cual debemos constituir nuestra empresa, cuál es el grado de veracidad de las ayudas de las que tanto se llenan la boca y los dificultosos pasos que entorpecen procesos que podrían simplificarse tan solo dándole una vuelta de más. Me preocupa que un “experto” sin facturación explique a un “emprendedor” cómo facturar. Sólo lo puede hacer desde la “teoría” y en eso de emprender, la teoría vale muy poco.

El sector legal se encuentra también en plena reconversión. ¿Alguna solución o recomendación para los abogados?

Seguramente tendrá que ver con transformar sus productos en servicios, en utilizar la long-tail y el low cost como patrones de algún modelo de escalabilidad que les permita adentrarse ante un mundo que ya se llevó por delante a otros. Las agencias de viajes no pensaron que les pasaría lo que les pasó, ni las tiendas de música, ni pronto las empresas que organizan eventos, o en su día las agencias matrimoniales, o en el futuro las relaciones entre la política y los votantes. ¿Quién le iba a decir a los bancos que algún día habría gente que no pasaría jamás por su sucursal? ¿Quién le iba a decir que habría bancos sin sedes físicas para usuarios tradicionales? Tal vez, y sólo digo tal vez, los abogados del futuro serán más binarios y menos de letras.

Y para finalizar, una de macroeconomía. Te sigo desde hace ya algunos años. Aproximadamente desde el 2007. Por entonces ya alertaste de la crisis que se avecinaba. Ahora afirmas que ya no estamos en crisis, que esto que tenemos ahora es lo que nos ha tocado vivir. Entiendo, por tanto, que, ¿abogas por un estancamiento económico o un crecimiento sostenible para 2025 (como dicen algunos), cuando la deuda privada y pública sea más acorde con una economía saneada?

No tiene que ver con la deuda. Por lo menos no solo. Es algo más conceptual y que se aparta del análisis financiero. Como financiero de formación todo eso me apasiona pero debemos abandonarlo por un momento y atender algo más genérico y menos numérico, más social y menos financiero.

Cuando en el siglo XIX entró una máquina de vapor a una fábrica de 400 trabajadores para que la llevaran sólo dos, hubo 398 personas que creyeron estar en una crisis absoluta y no sabían qué hacer. La sociedad nombró “crisis Industrial” a lo que siglos más tarde hemos llamado “Revolución Industrial”. Aquella sociedad aprendió a colocar a todas esas personas en diferentes sectores y a mejorar la vida de todos. Nosotros estamos aprendiendo a modificar nuestros ritmos vitales, económicos, sociales, políticos para que la gente se incorpore en esta revolución tan absoluta.

Espero que no lleguemos a una ‘recuperación’. Esa es la respuesta al momento actual habitual. Sigo pensando que la salida no está en recuperar nada, ni en hablar de crisis, sino en intervenir teniendo en cuenta que estamos viviendo una revolución en todos los sentidos. Para poder salir bien parados de este parto, hay que seguir con la austeridad y ajustar costes en todos los ámbitos.

¿Cuáles son para ti los sectores económicos que atraerán más inversión los próximos 15 años en España?

Ojalá fuera en educación. Esa sería la clave. Creo que será el turismo, industria audiovisual y tecnología aplicada. Me temo no obstante que la inversión inmobiliaria volverá a crecer de manera importante en unos cuatro años. Si queremos convertir a España en una verdadera potencia económica, esta vez no basada en la especulación y en acumular ladrillos en cualquier solar recalificado o si lo que deseamos es ver los modelos productivos vinculados al conocimiento y la tecnología, nos conviene a todos irnos dando cuenta de que esto no es una crisis deberemos hacer todo lo posible para que los sectores que impulsen un nuevo modelo de crecimiento sean los que atraigan esa inversión. Eso sucedería con el conocimiento aplicado a todos los sectores de valor. Podemos hacerlo pero habrá que trabajar de manera estratégica entre educación, empresa y administración. De nada sirve invertir sino creamos el cuerpo educacional que lo pueda dinamizar.