Escritor emprendedor, emprendedor escritor

En estos días he sabido que ‘Una Hormiga en París’ va a traducirse al portugués para la edición en Brasil y en turco para la distribución en Turquía. Ambos países son ahora ya destinos de internacionalización de mi principal proyecto empresarial en estos días. Es cierto que esto ya es mucho más de lo que podía imaginar mientras lo escribía. La ‘hormiga’ o cualquiera de mis otros libros, no buscaron nunca la promoción de mis negocios, sencillamente han sido una buena manera de mostrarme a un público que puede haberse interesado en mis negocios que es distinto. Leer a emprendedores es como escuchar a alguien que no canta una canción pero la silba o la tararea sin entonar palabra que se pueda entender. La lectura de los pensamientos y anhelos de un emprendedor, cualquiera de las claves que estas sean, ayuda a focalizar mucho mejor en que ecosistema se mueven y en que modelo de gestión, creación, sacrificio, errores, culpas y sueños se estructuran esos proyectos, en la mayoría de los casos, de vida. Yo no sabría vivir sin perseguir cada día mi próximo reto, de eso he escrito.
Decía Guy Kawasaki recientemente que es bueno que los empresarios y los emprendedores escribamos libros pero que mejor no lo hagamos como un modo de promover el propio negocio. Enlazo algunas respuestas de interés del bueno de Kawasaki con respecto a este tema de los ‘emprendedores escritores’.

¿Qué debe un empresario tener en cuenta a la hora de escribir un libro? Un empresario no debería escribir un libro para promover su negocio. Un libro es un fin en sí mismo. No es un medio para algo tan insípido como el de las ventas. Además, un empresario no debe tener tiempo para escribir un libro a menos que el libro sea por otro motivo. Un empresario debe escribir un libro después de tener éxito para ayudar a la próxima generación a aprender qué hacer o para estimular esos cambios.

Usted ha estado escribiendo libros de negocios hace 25 años. ¿Cómo ha cambiado el negocio de publicación en ese tiempo? La línea general es la democratización de la información y la desintermediación de los editores. El problema ahora es que los editores no están catalizando el cambio. Ellos están tratando de impedirlo.

¿Dónde ve usted que los libros de negocios (y, en general, la difusión de contenidos orientada a los negocios) se dirigen? Ebook a 10 US$, interactivos, constantemente revisados, directo del autor. Por ahí va.