La 'hormiga' al teatro

Ayer fue un día en technicolor. Sant Jordi en Barcelona es una explosión que se debe vivir como se viven las grandes experiencias humanas. Como hacía varios años que no había podido pasar la ‘diada’ del libro en Catalunya, la de ayer fue de reencuentro conmigo mismo y con la belleza emocional que supone. Sin embargo ayer, además, se producía el hecho de que uno de mis libros estaba vivito y coleando en diversas librerías y tenderetes de calle. ‘Una hormiga en París’ fue el regalo que muchas personas hicieron a sus seres queridos. No se como agradecer lo que supone saber a través de mil canales que alguien eligió tu libro para algo tan emocionante y en un día tan brillante.
https://twitter.com/marcvidal/status/459010969629638656

Y es que las noticias sobre ‘la hormiga’ siempre son buenas. Se vende todavía de manera considerable pero esa no es la que más me hace feliz. Prefiero quedarme con que se ha convertido en libro de texto en muchos centros de formación secundaria en institutos, de empresa en escuelas de negocio y corporativa en las sesiones formativas de grandes compañías.

Por ejemplo, ayer fue el regalo junto a ‘Los errores de los emprendedores’ de Carlos Blanco y ‘No busques trabajo’ de Risto Mejide, que recibieron los cincuenta principales empresarios de este país en el día del libro. Por otro lado, esta ‘hormiga’ ya se puede leer en turco y se están preparando otras traducciones a medida que se van comprando los derechos para diferentes países.

https://twitter.com/carlosblanco/status/458908234464890880

Ahora bien, si hay algo que me hace especial ilusión es la posibilidad de que Abel Coll lleve a los escenarios una adaptación teatral de mi librito. Todo está en marcha, textos, actores, escenografía, apoyos y parte del presupuesto. La idea es estrenar este año en catalán y la productora no descarta hacerlo también en castellano. No me hago a la idea de verme un día representado por alguien que dice ser yo junto a un grupo de chinos intentando sobrevivir en París. Es raro, pero estimulante.

Al igual que durante aquellos momentos de mi juventud, casi adolescencia, no imaginaba que pudiera relacionarse todo aquello que estaba viviendo con la empresa, el espíritu emprendedor y los negocios, ahora me emociona pensar que en el teatro aquellos mismos instantes tomarán vida y servirán para ilusionar a las personas, jóvenes y mayores, y a estimular sus mentes para entender que tenemos la obligación de luchar por lo que soñamos.

En breve explicaré más sobre este proyecto y, teniendo en cuenta la dificil situación que vive el sector teatral, como ayudar a la productora a llevarla a cabo. Por lo que yo he podido saber no estamos solo hablando de dinero sino también de interés por la misma. Si por algún motivo quieres acercarte a quienes están trabajando para hacer realidad esta obra puedes escribir a Bohemia’s Produccions